Los tribunales españoles desestimaron el 61 % de los casos que la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) les recomendó investigar entre 2006 y 2013, con lo que solo un 39 % llegó a juicio, por debajo de la media europea, informó ayer este organismo comunitario. "Las autoridades judiciales nacionales son completamente independientes y no están obligadas a seguir nuestra recomendación. Sin embargo, estas son opiniones serias que deben ser consideradas", explicó el director general de la OLAF, Giovanni Kessler. Según los datos de la Oficina, en los últimos ocho años las autoridades judiciales españolas han recibido 30 recomendaciones para investigar casos de fraude y han resuelto 23, de los que 14 fueron desestimados y 9 se tradujeron en acusaciones.