Los cruceristas tuvieron ayer un recibimiento a pie de barco de lo más regional. El colectivo de artesanos del Mercado Ecológico y Artesano de la Plaza Mayor organizó en unas carpas junto al buque una exhibición de hilado con una rueca de más de 400 años de antigüedad que "sorprendió y llamó mucho la atención", indicaba Javier Ruiz Cuevas, presidente del colectivo.

Además de la muesta en vivo, los viajeros también tuvieron la oportunidad de hacer compras en alguno de los puestos de productos hechos a mano. Las ventas fueron "razonablemente buenas", asegura Ruiz Cuevas, "animado" a organizar un nuevo recibimiento en el próximo gran crucero de El Musel, en el mes de septiembre.