Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

AURORA VIGIL-ESCALERA | Galerista, inaugura nueva sala

"Me dicen que es una locura abrir otra sala de arte, pero Asturias lo merece"

"En la nueva galería mantendré a los maestros con los que he trabajado estos años, pero quiero centrarme además en artistas de mi generación"

Aurora Vigil-Escalera, ayer, en su nueva galería. marcos león

Empezó a ayudar a sus padres Alberto y Ángeles cuando era una estudiante de 17 años. Desde entonces no ha parado: treinta años al frente de la sala Van Dyck, una de las galerías asturianas de más prestigio. La galerista Aurora Vigil-Escalera (Mieres, 1966) inaugurará otro espacio el próximo día 2, en la calle Capua. Se la ve feliz. Y con planes.

-¿Por qué toma la decisión de abrir esta nueva sala?

-Llevábamos treinta años en el local (galería Dan Dyck) de la calle Menéndez Valdés. Es un local de renta antigua, por lo que el contrato finalizará el próximo día 31. Me fijé hace ya cuatro años en esta esquina, que me ha encantado siempre por su ubicación. Entonces era impensable que pudiera acabar aquí, porque había una tienda importante y con éxito. Me enteré de que iba a quedar libre y no me lo pensé dos veces. Es un espacio que me parece mágico.

-¿Qué le gusta?

-Pues, su dimensión. No es muy grande, tiene luz natural y es acogedor. Se puede ver desde cualquier ángulo la exposición que tengas montada. Y, a la vez, la parte de abajo es muy íntima. La dedicaré a muestras colectivas que irán rotando. Son dos ambientes en una misma galería.

-¿Mantendrá la sala Propuestas?

-Sí, pero quiero centralizar todas las exposiciones en la nueva galería. Es impensable mantener tres espacios abiertos en Gijón, pero seguiré con dos salas.

-¿A qué dedicará. entonces, Propuestas?

-Tendrá una exposición permanente y algunas otras puntuales. Estoy convencida de que las exposiciones van a funcionar mejor en la sala nueva, por su visibilidad y los accesos.

-¿Y esta nueva galería supondrá un cambio en su línea como galerista?

-Primero, explicar lo que llevamos haciendo en estos últimos treinta años. Voy a seguir apostando por una línea ecléctica. Creo en el buen arte, más allá de los estilos. Mantendré a los maestros de la galería: Gordillo, Canogar, Feito, Ferreras, Sánchez... Haré cierta criba, es cierto, para centrarme en artistas de mi generación o más jóvenes que tienen proyección internacional. Y traeré artistas internacionales. La idea es clara, porque vivimos en un momento en el que no hay fronteras. También quiero que nuestros artistas puedan salir fuera: una carretera de dos direcciones. Es fundamental y necesario.

-¿Qué artistas ha elegido para la inauguración de la sala y por qué?

-Le he dado muchas vueltas: ¿con qué abro? Al principio pensé en algo rompedor, pero he preferido abrir con artistas nuevos y que nunca han expuesto en Asturias, a excepción de Mariano Matarranz. Quería que tuvieran cierta cercanía con mi generación y con obra de las tres disciplinas, pintura, escultura y fotografía. Estarán Matarranz como pintor; en fotografía, Pablo Genovés y su premiada serie de los palacios; y David Rodríguez Caballero, que es un escultor español, afincado en Nueva York y con una gran proyección internacional, como indica que expone en la Marlborough neoyorquina y que tiene obra en las mejores colecciones. Es un honor que este aquí. Y, además, se ha comprometido a dar una charla coincidiendo con la inauguración.

-¿Descarta, en esta nueva etapa, las instalaciones o el vídeo?

-No descarto nada. Estoy abierta a todas las disciplinas, pero tengo que creer en las obras. No puedo vender algo en lo que no creo, me resulta imposible. Me cuesta un poco llegar ahí, pero sí hay artistas que hacen instalaciones y vídeos y a los que estoy dispuesta a traer. De hecho, la sala está preparada para vídeo e instalación, aunque, insisto, tienen que ser piezas de las que esté muy convencida. Uno tiene que creer en lo que hace.

-Abre nueva galería. ¿El sector al que usted pertenece está empezando a superar la crisis?

-No, aún nos golpea. Es un momento crudo para todo el mundo, pero yo soy muy optimista siempre. Son momentos difíciles y no hay color entre lo que vendíamos antes y ahora. Todas las galerías hacemos un esfuerzo enorme para exponer buena pintura. Eso es una inversión cultural importante, sin subvenciones, sólo con nuestro criterio y aportaciones. Todo el mundo me dice: "Aurora, es una locura abrir un nuevo espacio". Sinceramente, yo no creo que sea una locura y soy de la opinión de que Asturias merece tener buenas galerías, que puedan competir nacional e internacionalmente y con artistas de primera fila. No venderemos tanto, pero la cultura es también difusión y conocimiento de las obras. Hay datos que apuntan a que las ventas han subido un tres por ciento, pero aún no se ve. Ahora bien, la crisis pasará y quiero que nos pille dispuestos y con la misma ilusión.

-¿Hay sitio para tantas galerías como han abierto en Gijón en los últimos años?

-No lo sé. Hay muchas y más que abrirán. Ahora bien, también cierran otras. Veo las aperturas de las galerías de arte como una gran fiesta. Es importante para la ciudad. No las percibo como competencia, más bien al contrario: se crea una energía positiva. No obstante, tal vez ahora mismo no hay mercado para todos. La clave está en echar muchas horas en tu trabajo y en no rebajar la calidad; no hay otra manera.

-¿Han caído mucho los precios de las obras?

-Las de los artistas consagrados se siguen manteniendo. Lo que se nota es que cuesta mucho más vender las obras de los artistas medios o jóvenes.

-¿Cuál es el papel de una galerista como usted?

-Sin duda, crear coleccionismo y difundir la obra de los artistas. La galería no es un museo; tenemos que vender las obras de los artistas porque éstos comen tres veces al día, igual que nosotros. Lo primero es posicionar al artista en el que crees y, después, difundir su obra en todas partes.

-Aún hay muchas personas que tienen un cierto temor a entrar en las galerías de arte...

-Es verdad. Yo les diría que entraran sin miedo, es cultura.

-¿Cómo ve el actual arte asturiano?

-Hay artistas que sobresalen a escala nacional y se mueven bien, pero nos queda todavía un poco. Hay que salir más y romper el localismo. No obstante, si echo la vista atrás veo que en estos treinta años se ha producido una evolución muy importante.

-¿Qué artistas asturianos le parecen fundamentales?

-Herminio, desde luego.

Compartir el artículo

stats