Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fiscal pide siete años de cárcel al acusado de apalear a seis policías

El ministerio público considera al senegalés responsable de un delito de diversos atentados y lesiones

Papa Gore Ndoye.

El ministerio fiscal ha solicitado, en su escrito de conclusiones provisionales, que se condene a siete años de prisión al senegalés Papa Gore Ndoye, de 34 años, por un supuesto delito de atentado y seis supuestos delitos de lesiones, al golpear a otros tantos agentes de Policía cuando lo iban a detener, el nueve de diciembre de 2014 en la calle Juan Alvargonzález, de El Llano. El Fiscal también pide que indemnice a los seis agentes con cantidades que suman 14.180 euros por las lesiones que supuestamente sufrieron y los días de baja laboral que permanecieron tras la detención.

Según relata el fiscal en su escrito de conclusiones provisional, la compañera sentimental del senegalés avisó a la Policía de que éste estaba aporreando la puerta para entrar en el domicilio y la estaba amenazando, a pesar de que tenía prohibido acercársele por una resolución judicial.

Cuando llegaron los agentes, añade el fiscal, el senegalés los recibió a gritos y muy alterado, diciéndoles que les iba a matar y retándoles a que fueran a por el de dos en dos.

"Los agentes trataron de calmarlo" y cuando parecía que ya lo habían logrado un policía se acercó a él, pero "le lanzó una patada y marchó corriendo, introduciéndose en un bar cercano", agrega la acusación pública.

El senegalés acabó saliendo del local y "acometiendo sin miramiento alguno a los numerosos agentes que se encontraban participando en el operativo, lanzándoles patadas y puñetazos indiscriminados, ante lo que éstos ya no tuvieron otra opción que reducirlo por la fuerza, a lo que pese a la diferencia de número existente, el acusado ejerció una gran oposición física", agrega el escrito.

Papa Gore Ndoye siguió alterado durante su traslado a Comisaría y se negó a entrar en los calabozos, "viéndose de nuevo los agentes obligados a emplear la fuerza para conseguir que penetrara en los mismos", añade el Fiscal.

Los agentes fueron atendidos en el Hospital de Begoña, diagnosticándoseles diversas hematomas, dolor en diversas partes del cuerpo, esguinces, contracturas, cervicobraquialgias, contusiones o limitaciones funcionales. Tardaron entre 30 y 70 días en curar, con bajas laborales que se prolongaron entre 4 y 45 días.

Por el supuesto atentado, el fiscal pide dos años de prisión y 10 meses de cárcel por cada uno de los seis supuestos delitos de lesiones. En conjunto, la pena suma los 7 años de prisión referidos. El Hospital de Begoña no reclama indemnización por los gastos médicos generados.

Compartir el artículo

stats