Tan sólo tres ediciones y el Gijón Sound Festival (GSF) se ha consolidado como una de las más sugestivas citas españolas de su formato. Así lo indica la candidatura para los "Iberian Festival Awards". Más de una veintena de conciertos repartidos en tres días (desde el pasado viernes, hasta hoy mismo) que tienen como escenario una ciudad de oído siempre atento. La jornada de ayer apenas dejó un hueco que no estuviera copado por la música: de la mañana a la noche. Y con el apoyo del público, que es quien justifica con su presencia cada una de las actuaciones. El GSG ha sido inventado para quedarse.

El día de ayer empezó abrileño, con un tiempo para no fiarse. Pero en la plaza Mayor gijonesa se reunió un público intergeneracional, con familias al completo, para la sesión vermú que acogió, a partir de la una de la tarde, la carpa del GSF. La jornada festivalera comenzó con la banda sonora de "Plastic Adicts djs". Calderaron el ambiente para que "Alegatto Boogallo" desatara su directo: mezcla de soul, jazz, boogaloo y latin jazz, con versiones temas muy conocidos.

Y hacia las tres de la tarde le tocó el turno a "Joe Crepúsculo". El cantautor expuso su fusión de pop y electrónica con temas de su último trabajo, "Disco duro", como "Música para adultos". Y otras composiciones más conocidas, caso de "La canción de tu vida".

Fue la de ayer una convocatoria muy completa y con varios escenarios, no sólo el de la plaza Mayor: de la sala de pinturas de la Laboral al Albéniz, pasando por La Subterránea, la Acapulco o el museo Barjola. Y de "Elle Belga" a DePedro; de "Las Potras" a "Novedades Carminha". Al cierre de este diario, se esperaba a "Manuela".