Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"No voté en el referéndum, tengo pavor a la Guardia Civil"

"Si digo lo que pienso de la situación en Cataluña me quedo sin concierto"

Albert Pla.

Albert Pla. IRMA COLLÍN

Albert Pla (Sabadell, 1966) prefiere cantar cocinando que en la ducha. Este juglar del siglo XXI, irreverente por antonomasia, agitador por definición, catalán por nacimiento y sin pelos en la lengua para hablar de todo o de nada, actúa el próximo 11 de noviembre en la sala Acapulco de Gijón, acompañado del guitarrista Diego Cortés.

-¿Qué le va a dar al público?

-Improvisación, sobre todo. Vamos a ver cómo está el público, en qué hora y posición, y depende de lo que vaya viendo, voy cantando unas canciones, improvisando otras, inventándome cosas. No es un concierto con un repertorio fijo. Depende de la sala, de cómo esté la gente. Uno va dejándose llevar.

-Y viene acompañado de Diego Cortés.

-Sí, y con Diego Cortés con más razón aún, porque te da tanta libertad para hacer lo que quieras que le puedes cantar lo que quieras inventarte que parece que se lo sepa.

-¿Cómo emplasta un cantante como usted con un guitarrista como Cortés?

-Con Diego Cortés emplasta todo el mundo. El mérito no es mío, el mérito es suyo. Yo haga lo que haga me siento cómodo para contar cualquier historia encima de lo que él va tocando. Hace ya bastantes años que vamos juntos y ya nos conocemos tanto que no tenemos ni que hablarnos.

-Músico, actor, juglar, bufón... ¿cómo se define?

-Lo que quiera la gente. Me da igual. Yo soy una persona. No he tenido ningún interés nunca en autodefinirme. Llevo vida de comediante, porque voy de aquí para allá, pero eso es todo.

-Precisamente, en los últimos tiempos siempre está de aquí para allá, en escenarios. ¿Tiene en mente la vuelta al estudio de grabación?

-Yo nunca había grabado tantas canciones como desde que no saco discos. Tengo el estudio de grabación en casa y ahí se graba mucho. De todas maneras, en enero presentaremos un espectáculo nuevo y esta vez sí que sacaremos un disco.

-¿Cómo trabaja Albert Pla?

-No tengo un proceso. Tengo el ordenador en la cocina y cocino. Tampoco es trabajo, no es trabajar. A mí se me van ocurriendo cosas y las voy trasladando al ordenador o las guardo en la memoria. A veces trabajo 48 horas seguidas, a veces 2, a veces 10 minutos. Es una forma de ser, más que de hacer. Es estar haciendo todo el día, no lo puedo evitar.

-¿Se entiende a Albert Pla?

-Habrá gente que sí y gente que no. Hay mucha gente que no ha venido jamás a ver un espectáculo mío y no tiene ni idea de lo que hago. Eso está claro.

-¿Cómo recuerda el revuelo surgido tras sus declaraciones a LA NUEVA ESPAÑA en el año 2013 cuando dijo que le daba "asco" ser español?

-Como el principio oficial de que muchos ayuntamientos ya no me hayan vuelto a contratar.

-Un hecho que vuelve a estar más de actualidad que nunca.

-¿Eso parece, no?

-¿Qué opinión le merece la situación que se está viviendo en Cataluña?

-No puedo decirlo porque me voy a quedar sin concierto, me meten en la cárcel, me llevan a juicio cuando digo lo que opino de verdad. Me va a caer un paquete como diga lo que pienso. ¿Quiere arruinarme la vida?

-¿Por dónde puede ir la solución?

-Bombas, bombas, bombas, bombas. Muchas bombas.

-¿En cuál de los dos lados?

-Matar a los catalanes, básicamente. Se acaba el problema. Si te los cargas a todos, se acaba el problema.

-Pero eso también traería problemas.

-No tengo ni idea, no seré yo quien los solucione. ¿Yo qué quiere que haga? Si lo quieren solucionar, lo podrían solucionar. No es que lo quiera yo, digo que así se puede solucionar.

-¿De qué lado se posiciona?

-Yo no tengo lados, yo pienso que esto es un guiñol y un engañabobos. No tengo opinión, a mí me la sudan estas cosas. Yo estoy ahora mismo encima de un monte, paseando por la montaña. Me puede divertir en un momento dado seguir la corriente a estos gilipollas, pero ¿creérmelos? ¿Tomármelos en serio? Por Dios de mi alma?

-¿Votó en el referéndum?

-No, tengo pavor a la Guardia Civil.

-¿Y a las urnas también?

-Nunca he votado en mi vida, jamás haré semejante tontería.

-Entonces, ¿es usted un descreído de la política?

-No es que sea descreído, es que creo que es mentira todo, que es virtual, es una chorrada para que la gente se agilipolle. Puedo intentar parecer normal y dar respuestas normales, pero creo que es una chorrada.

-Entonces, ¿qué preocupaciones tiene Albert Pla?

-Las mías.

-Tiene una canción titulada "Carta al Rey Melchor", ¿qué le pediría?

-Le pedía casarme con su hija, pero ahora mismo nada, no me inspira lo suficiente. Quizá seguir paseando por el monte. Es una buena opción.

-¿Hacia dónde va su futuro?

-Es de las cosas superchulas de la vida, que nunca sabes adónde va el futuro. Tantos planes y al final se te tuerce todo siempre o te salen otros nuevos, increíbles.

Compartir el artículo

stats