Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad presenta al personal de Cabueñes las bases de la obra que comenzará en 2018

El hospital, a unos meses de cumplir 50 años, encara el inicio de su reforma integral

El Hospital de Cabueñes, visto desde Somió.

El Hospital de Cabueñes, visto desde Somió. JULIÁN RUS

Las líneas maestras de la ampliación y reforma del Hospital de Cabueñes se van a dar a desglosar hoy al personal del centro sanitario gijonés. El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, y el arquitecto Luis López Fando, a cuyo estudio madrileño se adjudicó el pasado mes de marzo el contrato para la redacción del plan director, el plan de ejecución y la dirección facultativa de la primera fase de obras, serán quienes presenten hoy a los trabajadores las bases de una remodelación integral que le llega a Cabueñes cuando están a punto de cumplir su medio siglo de vida. La cita es a las once de la mañana en el salón de actos del centro gijonés, con asistencia de autoridades locales, así como de los Ayuntamientos de Carreño y Villaviciosa (todos forman parte del área sanitaria V), la directora general de Planificación Sanitaria, Concepción Saavedra, el gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), José Ramón Riera, trabajadores del centro y responsables de los otros dos hospitales del área, el de Jove y el de Cruz Roja.

Lo que se va a presentar son las líneas de una ampliación que se ha estado definiendo en los últimos meses pero en cuya idea se lleva trabajando varios años, desde que en 2013 esa necesidad de reforma fuera asumida por el gobierno socialista del Principado e impulsada por el consejero Faustino Blanco. Hace dos años un centenar de profesionales sanitarios del área participaron en distintos grupos de trabajo de los que salió la definición de necesidades que ha servido de base. La ampliación de espacios, la mejora de las urgencias, el enfoque hacia la atención sanitaria con mayor peso de la ambulatorización, el incremento de la potencialidad quirúrgica y una mejora de los circuitos de tránsito, así como de accesibilidad del propio edificio hospitalario están detrás de un proyecto que casi se puede decir que no deja área del hospital sin reordenar.

Las obras, según la última definición que en primavera presentó Del Busto a las autoridades municipales gijonesas, comenzarán con la construcción de un edificio de algo más de 15.000 metros cuadrados. Un equipamiento que se adosará al actual edificio por el lado de las urgencias, en la finca que se ha anexionado al complejo de Cabueñes. En la primera fase de los trabajos, que deberán prolongarse desde el 2018 hasta el año 2021, aproximadamente, se invertirán unos 32 millones de euros. En ese nuevo edificio se reubicará todo el bloque quirúrgico, con una dotación de 20 quirófanos que son cuatro más de los que hay en la actualidad, con 32 unidades de recuperación postanestésica -doble de los actuales-, diez boxes de la unidad de cuidados críticos postquirúrgicos, y 35 puestos de cirugía sin ingreso (25 camas y 10 sillones). También se actuará de forma muy importante en el servicio de urgencias y en la unidad de cuidados intensivos. Hoy está previsto que se presenten algunas novedades en las que se ha trabajado en las últimas semanas.

Compartir el artículo

stats