Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jove suma una unidad de litotricia para reducir envíos de casos renales al HUCA

La atención a unos 300 pacientes con piedras en el riñón, que ahora sólo recibían tratamiento con ondas de choque en Oviedo, se iniciará en breve

El Hospital de Jove, con el nuevo bloque de consultas externas en primer término. JUAN PLAZA

El Servicio de Salud del Principado ha incrementado para este año en unos 700.000 euros la financiación del hospital de Jove. Una mejora que ayer se plasmaba en el Bopa (Boletín Oficial del Principado de Asturias), con la publicación del convenio singular entre el servicio sanitario regional y la Fundación Hospital de Jove por un monto de 36,5 millones de euros.

El citado convenio tiene en cuenta que Jove es hospital privado-concertado que se hace cargo directamente de la atención especializada de la población del distrito 1 del área V, lo que incluye las zonas básicas de salud de Carreño, La Calzada y Natahoyo-Tremañes. Pero, además, Jove es centro de referencia de todo el Area V en lo referente a las hospitalizaciones psiquiátricas, y también tiene la singularidad de atender en su unidad de Radioterapia a la población de las áreas III, V y VI. Sumado a todo ello, el centro además factura al Sespa por los pacientes de muchas otras patologías que les pueden ser enviados para sacar adelante lista de espera de otros hospitales.

La novedad más importante que recoge el convenio de esta año es el incremento de financiación ligado a la puesta en marcha de una nueva prestación sanitaria: una unidad de litotricia para resolver con un procedimiento no invasivo algunos de los casos de pacientes con cálculos renales -las populares piedras en el riñón-. En concreto en Jove se va a iniciar en breve la "litofragmentación por ondas de choque extracorpóreas", un procedimiento que evita envíos de pacientes al HUCA, ya que hasta ahora el único centro público de Asturias que tenía la máquina que permite ese procedimiento terapéutico era en Oviedo. Otros pacientes que no eran enviados al HUCA debían someterse a técnicas invasivas -con introducción de sondas- para eliminar desde dentro del órgano los cálculos alojados en el riñón, la vejiga o el uréter. Algo que ahora se podrían evitar muchos de ellos al recibir ondas de choque extracorpóreas cuyo fin es romper los cálculos para que puedan ser expulsados a través de la orina.

El Sespa calcula que se pueden beneficiar casi 300 pacientes al año de esta nueva unidad, para la que Jove ya dispuso un espacio reservado en su obra del edificio de consultas, en el área del servicio de Urología, que lidera el doctor Andrés Santiago. El convenio singular registra una financiación de casi 356.000 euros para este año vinculado a la nueva unidad, en base a las 600 sesiones que se pueden realizar en 2018 con la máquina que ya ha sido aquirida por Jove y que está a punto de estrenarse. Las estimaciones de los expertos indican que en una sesión no quedan resueltos los cálculos y se pueden requerir, de media, 1,5-1,7 sesiones para solventar cada caso. Se trata de una atención ambulatoria por la que El Sespa abonará algo menos de 600 euros por cada sesión.

Además de ese añadido a la cartera de servicios, el convenio también registra una revisión de la población que atiende Jove, lo que lleva aparejado un incremento de dotación económica sin que hayan cambiado nada las tarifas que se aplican. Jove tiene una población asignada de 55.578 vecinos, casi 800 más de los que hasta ahora contaba el Sespa. Además, el mayor crecimiento se da en la población de más de 65 años. Igualmente se han revisado al alza las sesiones de hemodiálisis pactadas para este año, y también las de radioterapia. En concreto, respecto al pasado año, hay unas 500 sesiones más de diálisis comprometidas y 42 sesiones más de radioterapia.

Compartir el artículo

stats