27 de marzo de 2018
27.03.2018

Trucos sencillos para mejorar la postura: no cruzar las piernas ni utilizar tacones

La especialista en educación corporal aconseja no "darse por vencidos" y buscar una motivación estética o sanitaria para corregir los malos hábitos

27.03.2018 | 12:31
Ana María Pérez, ayer en el Club LA NUEVA ESPAÑA de Gijón

La profesora de clarinete y reeducación corporal en el Conservatorio Profesional de Música y Danza, Ana María Pérez Martínez, ofreció ayer en el Club LA NUEVA ESPAÑA de Gijón una charla titulada "Postura sana para todos. Trucos sencillos para mejorar la postura". A continuación se detallan alguno de esos trucos que la especialista pronunció en la conferencia.

En línea. Hay que intentar mantener la cadera, la espalda, el cuello y la cabeza en línea. El cuerpo no está hecho para estar sentado, sino en movimiento. Por eso, lo aconsejable es levantarse de vez en cuando y realizar estiramientos.

Somos capaces. Ana María Pérez asegura que la clave para cambiar los malos hábitos es "no darse por vencidos" y buscar una motivación importante; ya sea estética o sanitaria. Los ejercicios de relajación y respiración en el suelo nos ayudan a conectar con la musculatura de nuestro cuerpo y prepararnos para corregir las malas posturas.

Triple respiración. Tan importante como la postura al caminar o al sentarse, es la respiración. Existen tres tipos: la diafragmatica o baja, la pulmonar o media, y la clavicular o alta. La más utilizada es la alta, pero la respiración ideal es la que combina las tres. Es decir, la más completa posible.
Para levantarnos de la cama. Lo más aconsejable es hacerlo de lado. Dejar caer las piernas, apoyarnos en los brazos e incorporarnos. Levantarse del tirón de la cama, como normalmente hacemos, "es un latigazo para el cuerpo".

Para sentarnos. Somos como una silla, de forma que si no tenemos las dos piernas bien apoyadas en el suelo, el resto del cuerpo se resiente. El problema es que los respaldos de los asientos no están bien diseñados y nos "neguñen". Hay que mantener aliniado nuestro cuerpo y cuando comemos inclinarnos al plato, volviendo después a la posición original.

Nada de piernas cruzadas. Ana María Pérez califica esta postura de "horrible". Tener, por ejemplo, la pierna derecha sobre la izquierda implica ladear la cadera, bajar el hombro izquierdo y mantener la cabeza torcida. Además, en función de si somos diestros o zurdos siempre repetimos el mismo cruce de piernas, atrofiando en consecuencia el resto de articulaciones. "Te pasará que al intentar cruzar la pierna izquierda sobre la derecha te costará mucho y te sentirás incómoda. Eso es fruto del atrofiamiento. Pero sólo así, intentando alternar el cruce de piernas, nos acabaremos dando cuenta de lo antinatural que es esta postura para nuestro cuerpo", explica la experta. Ahora, hasta de pie, cruzamos las piernas cruzadas.

Para subir las escaleras. "Las subimos con la cabeza, en vez de con las piernas", dice Ana María Pérez. Lo correcto es mantener el eje lo más recto posible, aunque exista una pequeña inclinación. Y por supuesto, no subir con los talones, al igual que no lo hacemos para bajar los escalones.

Los tacones, "un arma de tortura". Para la profesora de reeducación corporal del Conservatorio, los tacones son "un arma de tortura, aunque en nuestra sociedad no se vea así". Ana María Pérez no recomienda ni tacones altos ni bajos, los dos hacen daño. Lo aconsejable es utilizar un calzado cómodo y anclado al suelo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad