01 de abril de 2018
01.04.2018

El intrépido aeronauta

A Jesús Fernández Duro le llamaban el "distinguido sportman gijonés" por sus aventuras automovilísticas, aéreas y ciclistas

01.04.2018 | 02:09

Lo llamaban "el distinguido sportman gijonés", aunque había nacido en La Felguera en el año 1876, era hijo de Matías Fernández Bayo y de Pilar Duro, y nieto del riojano Pedro Duro Benito, el fundador en 1857 de la Fábrica de La Felguera luego Duro Felguera.

Jesús Fernández Duro ascendió en el globo de nombre "Alcotán", desde Gijón, el 22 de julio de 1905, sin haber hecho mucha publicidad previa. Aun así se juntaron en un "prau" inmediato a la fábrica del Gas en el barrio de La Arena cientos de personas (entre ellas "distinguidas damas de la sociedad local", decía la prensa) para presenciar el inicio de la arriesgada excursión del aeronauta. La Fábrica del Gas se había fundado cuatro años antes y La Arena era entonces, salvo esa fábrica, un barrio de modestas viviendas obreras, de ciudadelas la mayoría, con muchos solares sin edificar.

Fernández Duro ya había saltado a la popularidad porque varios meses antes, en abril de ese 1905, había realizado en Madrid una exhibición similar, pero con no mucho éxito ya que tuvo que aterrizar de urgencia al lado del Palacio Real. Pero en esta ocasión, en Gijón en el verano de 1905, la cosa fue un éxito. Entró el primero en la barquilla y tras comprobar que todo iba a la perfección hizo lo propio su acompañante Fernando Muñoz y Bernaldo de Quirós primogénito de los duques de Riansares. Ambos enchufaron la manga al gasómetro de la Compañía Popular de Gas y Electricidad hasta que el globo se hinchó lo previsto y se elevó tras comprobar los instrumentos de la barquilla: barómetro, termómetro, anteojos y el curioso aparato llamado statoscopio que, inventado por el capitán Rojas, servía para apreciar cada subida o descenso del globo.

El globo "Alcotán" se elevó majestuosamente a las nueve y media de la mañana de aquel 22 de julio de 1905 ante la admiración y los aplausos de los concurrentes, y enseguida varios coches iniciaron el recorrido hacia Lugones, lugar de cita con los deportistas aerostáticos. No hubo incidencias en el trayecto en el que llegaron a alcanzar los 1.000 metros de altura; incluso cuando estaban a la altura de Roces descendieron hasta casi poder tocar la residencia familiar de los Duques de Riansares. A las doce del mediodía el globo comenzó a descender en Lugones, concretamente junto a la fábrica de cerámica de Guisasola, donde había preparada una comida para Jesús y Fernando y para todos aquellos que desde Gijón los habían seguido en coche.

Tras el ágape todos cogieron el camino de regreso a Gijón vía carretera, incluidos los aeronautas que regresaron en el propio coche de Fernández Duro que hasta allí había sido llevado por el chófer familiar. Sin duda comentarían los aristócratas gijoneses en ese viaje de regreso las nuevas hazañas que tenían previstas. La prensa de la época las anunciaba:

"El paso de los Pirineos en globo será intentado el próximo invierno por el señor Fernández Duro y el conde de Vaulx; el Concejo de Pau ha concedido 3.000 francos de premio para quien logre hacer tan arriesgada aventura. Por otra parte el nuevo globo del señor Duro, El Ciervo, subirá en Burgos con motivo del próximo eclipse lunar con su propietario y un astrónomo que estudiarán detenidamente tan interesante fenómeno".

Efectivamente, en el año 1906 Jesús Fernández Duro fue el primer hombre en cruzar en globo los Pirineos. Nuestro sportman ya había realizado en el año 1902, con 26 años, una hazaña realmente asombrosa: viajar en coche desde Gijón a Moscú y volver a Gijón.

Estamos hablando de 10.000 kilómetros y del año 1902. En un coche Panhard de 12 caballos de vapor Fernández Duro hizo el viaje también con Fernando Muñoz y esta vez, en esta aventura automovilista, los acompañó un mecánico de la fábrica Duro Felguera, de nombre Marcelino Loujedo. Salieron de Gijón el domingo 14 de septiembre de 1902 a las cuatro de la mañana, y lo hicieron desde la quinta familiar, desde la quinta Duro en Cefontes, en el cruce de caminos a Santurio y Deva. Tras peripecias varias llegaron a Moscú el 24 de octubre de 1902, tras "cinco semanas de coche", que no en globo.

"Sportman" total era Fernández Duro, sobre todo con muchas travesías en globo, pero como vemos también automovilista, era ciclista también y practicaba la esgrima. Vida arriesgada la de Jesús que murió muy joven, sin cumplir los 30 años, en San Juan de Luz en el mismo año 1906 en que había atravesado en globo los Pirineos. Había alquilado una villa en San Juan de Luz y en ella estaba enfrascado en la construcción de un aeroplano, se hablaba también que lo que construía era un hidroavión.

Pero no murió de accidente sino de fiebres tifoideas, una "muerte vulgar" dijeron los periódicos: "Muchos gijoneses estaban invitados a presenciar esas pruebas del moderno aparato en que tenía puestas sus esperanzas para avanzar en la navegación aérea pero de pronto una enfermedad grave cortó todos los proyectos. No merecía, en verdad, joven tan intrépido, muerte tan prematura y vulgar. Muy joven baja al sepulcro el inolvidable Jesús Fernández Duro. España pierde su primer sportman, Asturias un hijo que la honraba en todas partes, y nosotros un amigo como no hay muchos".

En agosto de 1906 murió Jesús Fernández Duro, y fue enterrado al lado de la iglesia de La Felguera, en el panteón familiar. En 1936 con motivo de la Guerra Civil se trasladó su ataúd al cementerio de La Felguera, y en la actualidad sus restos reposan en la cripta de la iglesia de San Pedro en La Felguera. Vida corta, pero azarosa, la del felguerino-gijonés que además del "Alcotán" voló con globos con nombres tales como Huracán, El Ciervo, Cierzo y Marte. Nosotros recomendamos el libro "Al encuentro con Jesús Fernández Duro", de José David Vigil-Escalera Balbona, editado por Trea en el año 2005. Muchos datos vemos en él de la vida de nuestro mítico deportista que fue Caballero de Honor de la Legión Francesa y fundador del Real Aéreo-Club de España.

En La Felguera existe en la actualidad el Círculo Aeronáutico Jesús Fernández Duro que entre muchas otras actividades colabora en el Festival Aéreo de Gijón, una calle en Langreo lleva su nombre y en el año 2004 se inauguró en La Felguera una estatua de hierro, granito y bronce en honor al deportista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad