DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MANUEL DEL CASTILLO RODRÍGUEZ | Nuevo concejal de Gijón por el Partido Popular

"Violencia en el fútbol siempre hubo, pero no se puede demonizar el deporte por cuatro"

"Mieres tiene instalaciones idóneas para el grado de Deportes y está a 20 minutos de aquí, no es Kuala Lumpur"

Manuel del Castillo, nuevo edil del PP, tras el cristal de la puerta de acceso a la Casa Consistorial.

Manuel del Castillo, nuevo edil del PP, tras el cristal de la puerta de acceso a la Casa Consistorial. ÁNGEL GONZÁLEZ

Manuel del Castillo Rodríguez es desde el miércoles concejal de Gijón. Igual que su bisabuelo y su abuelo. Este gijonés del 62 que se define como persona inquieta a la que nada le es indiferente, pasó por las aulas de los Jesuitas antes de "medio engañar" a su padre para empezar Biológicas en Oviedo y así no tener que dejar su pasión de jugador de fútbol. Luego se fue a Madrid a empezar Farmacia pero asuntos de familia le devolvieron a Gijón para hacerse cargo desde muy joven de los negocios familiares en el mundo farmacéutico. También ha sido presidente del Rotary Club y cónsul de Chile -una de sus tareas más satisfactorias- durante casi quince años. Su conocimiento de Gijón es el del deportista, el vecino rural, el empresario, el socio de entidades locales y el ciudadano curioso. Ahora, como nuevo integrante del Grupo Municipal Popular sus intereses se centrarán en las áreas de participación, festejos, deporte, juventud y turismo.

- Su presencia en la vida pública local es de siempre pero ahora da el salto a la primera línea de la política. ¿Cómo afronta esta nueva etapa?

-Con una gran responsabilidad. Para mi ser concejal es muy importante porque los concejales son quienes tienen que estar más próximos al ciudadano, los más cercanos a los problemas de la gente y los que tenemos que dar ejemplo en comportamiento y trabajo. Sinceramente, creo que puedo aportar mucho. Son muchos años de conocimiento de Gijón y me gusta ayudar a los demás.

- Tampoco es un desembarco brusco en el grupo, usted ya ejercía de asesor.

-Me he centrado mucho en la parte del partido y estoy satisfecho. El PP tiene hoy una sede abierta, participativa y con un gran número de afiliados que diariamente están implicados en el proyecto del partido. Una familia y un equipo con el que me siento a gusto,

- ¿Una familia bien avenida? El PP tuvo malas rachas aquí.

-Si. Algo que hay que agradecer a la capacidad de la presidenta (por Mercedes Fernández). No sólo tiene un gran conocimiento político sino que es una extraordinaria gestora, que es una condición básica que demanda el ciudadano. Siendo medio ciudadano y medio político veo que en esto de la política hay muchos que tocan la pianola. Es un instrumento que se toca con los pies y a la gene le suena bien pero quien da a los pies no sabe de música y hay que saber de música para tocar. En política no vale sólo decir buenas palabras, hay que saber gestionar porque los ciudadanos quieren una buena gestión, quieren soluciones.

- ¿Ve esa capacidad de gestión en el gobierno municipal de Carmen Moriyón?

-No, lamentablemente el gobierno de Moriyón ha sido decepcionante. Sobre todo para sus votantes, en tanto en cuanto no ha respondido a sus expectativas. Sigue manteniendo una administración mastodóntica y está presa de Podemos, que es la antítesis de un proyecto de centroderecha. Es decepcionante, de corazón lo digo.

- Con la que está cayendo en su partido, por ejemplo con el caso de Cristina Cifuentes en Madrid. ¿es complicado salir a la calle luciendo la camiseta del PP?

-Un concejal, que es lo que soy, tiene que ser como el cura de pueblo y tiene que preocuparse de sus feligreses, su comunidad y sus vecinos. Hablar del Vaticano me queda muy lejos.

- El turismo es una de sus áreas y el crecimiento del turismo es una de las cosas de las que más presume Foro en Gijón...

-Es una gran mentira. Dicen que es mejor ser cola de león que cabeza de ratón pero en turismo somos cola de ratón. Sobre todo comparados con los más próximos: País Vasco, Galicia y Cantabria. Tenemos un potencial tremendo y no lo estamos aprovechando. Nuestras cifras están por debajo de las de España, que es líder. Y que nadie se llene la boca con números y porcentajes porque son una falacia. La realidad se resume en la frase del crucerista que dijo que Gijón era una joya desconocida. Si es desconocida es que no se hacen bien las cosas.

- La ciudad lleva años hablando del plan de vías, la depuradora, del plan de urbanismo... ¿Gijón vive en un bucle?

-Como aficionado a los toros diría que salimos por toriles, nos metemos en el callejón, damos vueltas y vueltas y volvemos a los toriles. Y en eso tiene mucho que ver la política. Los políticos tienen que tener trabajo y tener ideas y ahora mismo Gijón no es puntero en ningún área. ¿Urbanismo? Que no se preocupe quien haya venido a Gijón hace diez años y vuelva que no se pierde, lo va a encontrar todo igual.

- ¿Falta l iderazgo?

-A los ciudadanos hay que darles ilusión, confianza... Hay que traer empresas. ¿De qué vale tener un polígono como Lloreda si está lleno de plumeros de la Pampa?. Hacer un polígono es fácil, es coger una finca y parcelar, pero hay que dar facilidades al tejido empresarial mediano, a los emprendedores, porque ellos son los que crean riqueza y la vía para crear trabajo. Sí a quien quiere arriesgar no le pones más que limitaciones, tasas, problemas, retrasos... ¡Es un tortura!

- Hablemos de su competencia deportiva. Grado de Deportes, ¿Gijón o Mieres?

-Es otro fracaso de la política local. Mieres se ha preocupado mucho más, ha sido más rápida y al final se va a llevar el gato al agua.

- Pero en Gijón ha dolido, o por lo menos al gobierno de Foro, la posición popular. El PP de Gijón lleva al Pleno la iniciativa de postularse por esa titulación y el PP regional dice que Mieres es mejor.

-El PP regional no dice que Mieres sea mejor, dice que cuenta con instalaciones idóneas y apropiadas para dar el Grado de Deportes. De todas maneras Mieres queda a 20 minutos de aquí, no estamos hablando de Kuala Lumpur.

- ¿Y la violencia en el deporte? ¿Qué hay que hacer para que ultras, Gijón y Sporting no salgan en la misma frase?

-Violencia en el fútbol, y en el deporte, siempre hubo. No es exclusivo de Gijón y de hecho Gijón no se caracteriza por eso. En las grandes masas siempre hay pequeños elementos que provocan esa violencia y que hay que erradicar totalmente. Pero no se pueden demonizar los deportes, y menos el fútbol. Hay superaficionados, todos menos cuatro. Ahí están las peñas sportinguistas. Yo también he estado vinculado la mundo del boxeo y pasa lo mismo. Parece ser que uno de los implicados del "caso Germán" practicaba boxeo y artes marciales. Quienes practican el boxeo son más que tranquilos. Si hubo uno que estuvo boxeando cuatro días y es un macarra, hay que perseguirlo. En estas cosas también tienen mucha responsabilidad los políticos, tienen que tener mucho cuidado con la violencia verbal. Los políticos son un referente de la sociedad y la sociedad debe tener gente ejemplar.

- Llega a falta de un año para que se acabe el mandato pero ya está todo en "modo elecciones". ¿Lo que queda va a ser tiempo tirado a la basura?

-Para nada. Hay que hacer muchisimas cosas y nuestra obligación es transmitir nuestro mensaje, que es el de la gestión, la seriedad, el trabajo y la ilusión. Mandar ese mensaje es lo que yo quiero conseguir, que eso se vea reflejado en las urnas y que trabajemos todos para que Mercedes Fernández sea la presidenta del gobierno de Asturias. Para mi es la persona más capacitada, con mucho.

- ¿Y para la Alcaldía de Gijón?

-Conozco bien el partido por dentro y la sede es un hervidero de afiliados de los que puede salir una lista muy buena de nombres de gente supercapaz. Hoy por hoy no toca pero que se sepa que hay esa gente y que, en el tiempo que queda, pueden llegar más personas que pueden representarnos en el puesto uno, en el dos, en el tres, en el cinco o en otras labores del partido.

Compartir el artículo

stats