Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pisos de uso turístico sin legalizar frenan el negocio hotelero

Pese a que los responsables hoteleros parecen mostrarse dividos sobre las ventajas de acoger o no despedidas de solteros, el otro gran escollo al que se están enfrentando este año es a la competencia relativamente reciente de pisos de uso turísticos que no han sido registrados de forma oficial. Gijón, de hecho, encabeza la lista regional de pisos de este tipo que sí están legalizados, pero la cifra no alcanza las 250 viviendas. Conocidos portales de alquiler de viviendas por internet como Airbnb o Wimdu, no obstante, renuevan constantemente su oferta de habitaciones individuales o apartamentos enteros a precios, por lo general, mucho más bajos a los de un hotel estándar. "La inmensa mayoría de estos pisos no están inscritos como es debido. No podemos hacerles competencia porque, al no pagar impuestos, pueden bajar más el precio", lamenta David Fernández, responsable de Hotel Albor. "El gran negocio este verano se lo está llevando esta gente; esos portales están muy de moda. Necesitamos una inspección que regule todo lo que se está moviendo por Gijón", añade.

Compartir el artículo

stats