Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MARIANO MARÍN ALBI | Presidente del Partido Popular de Gijón

"Con el tiempo se valorará a Rajoy como el mejor presidente de la democracia"

"Como delegado del Gobierno viví la experiencia más satisfactoria de mi vida; lo mejor fue conocer a las fuerzas y cuerpos de seguridad"

Mariano Marín Albi, en el Puerto Deportivo de Gijón.

Mariano Marín Albi, en el Puerto Deportivo de Gijón. JUAN PLAZA

- Dígame quién es.

-Nací en Gijón en 1961 y, menos un corto espacio de tiempo, siempre viví en Gijón. Tengo una hermana. Estoy casado y no tengo hijos. Por parte de padre, todos mis ancestros fueron arquitectos y se llamaban Mariano Marín; por parte de madre, los Albi eran notarios y jurídicos, pero llegué yo y rompí la tradición al seguir la estela de los Albi.

- ¿Cómo fue su formación?

-Estudié la carrera de Derecho en la Universidad de Oviedo, luego me fui a Madrid, un año, para obtener la diplomatura en el ICADE, de Comercio Exterior. Hice la mili en Vitoria, en la base militar de Aranda, y nada más llegar me metieron en un despacho y me nombraron secretario del Juzgado de instrucción militar, y me dediqué a defender soldados y participar en consejos de guerra. Así que desde los 23 años siempre he trabajado.

- ¿Cuándo se incorporó a la política?

-En el año 2015.

- ¿Qué le atrajo?

-Hubo un momento en que pensé que yo podía aportar algo a Gijón y me afilié al Partido Popular. Allí empecé como uno más, y en un determinado momento me llamaron para proponerme dar un paso al frente y hacer algo por Gijón, y me encomendaron ser el candidato a la Alcaldía.

- Ahora es el presidente del PP en Gijón, ¿no le da miedo?

-No, yo conocí cómo estaba el partido; era un colectivo que estaba dedicado a las luchas internas, pero desde el año 2015 estamos trabajando bien, hemos integrado a todos los que quieren hacer política. Por lo menos desde que soy presidente, no se visualiza nada. Yo creo que está pacificado y se trabaja sin cuitas ni peleas.

- Ha sido usted delegado del Gobierno, ¿cómo le fue?

-Viví la experiencia más satisfactoria de mi vida. Ha sido muy breve, tres meses. Tuve la suerte de tratar con los funcionarios de la Administración, que son estupendos, pero lo mejor fue conocer a las fuerzas y cuerpos de seguridad, eso es algo maravilloso. Son personas que viven y trabajan con valor, disciplina y lealtad, y siempre teniendo la bandera de España en la cabeza. Es otro mundo.

- ¿No tuvo problemas?

-No, ninguno. Todo fue colaboración y un trato magnífico.

- ¿Qué futuro prevé al PP?

-Ahora se va a elegir al nuevo presidente; son dos candidatos muy buenos. Salga el que salga, estoy convencido de que volveremos a gobernar [la elección del nuevo presidente del PP tuvo lugar ayer, después de realizarse la entrevista] .

- ¿Pedro Sánchez comerá el turrón?

-No lo sé. Es un presidente legal, pero anómalo, no es ni diputado. Yo, si fuera él, convocaría elecciones para arroparme por el mandato de las urnas. A mí no me gustaría gobernar sin la voluntad explícita de los españoles.

- ¿De qué se siente orgulloso?

-Yo me siento orgulloso de no tener enemigos. Soy una persona afable, podré incurrir en errores, pero no he hecho mal nunca a nadie. Creo que en mi ámbito soy una persona aceptada.

- ¿Quién ha sido su maestro?

-Mi maestro no es una persona concreta, sino el cúmulo de maestros que han intervenido en mi educación. Fui al colegio Blanca Nieves, luego al Liceo. En Madrid asistí al colegio Retamar y terminé el Bachiller en el colegio Meres. Los profesores de la Universidad también han sido importantes. Pero la base me la dieron mis padres, que siempre se preocuparon por mi educación.

- ¿Y su político?

-Mariano Rajoy. Con el tiempo será una figura muy respetada y se valorará como el mejor presidente que ha tenido la democracia hasta ahora.

- Deportivamente, ¿quién es usted?

-Soy una persona que llegué tarde al deporte, hasta los 48 años no hice nada. A partir de esa fecha me he dedicado a correr, me gusta mucho. Los días que llueve hago spinning. Hace cuatro años corrí la media maratón de Gijón.

- ¿Por dónde se inclinan sus pasiones?

-Entre las cuatro paredes de mi casa, mi pasión es la lectura. Pero en el exterior, viajar me apasiona. Y la fotografía.

- ¿Cuántos continentes conoce?

-Menos Australia, todos. Mi ciudad es Londres, todos los años voy.

- ¿Se atreve usted a bañarse en la playa de San Lorenzo?

-Sí, pero, como dicen las recomendaciones, luego vamos a darnos una buena ducha.

- Parece mentira que Sanidad, que es tan escrupulosa para otras cosas, ni esté ni se le espere.

-Bueno, pienso que si se permite el baño es porque el agua está en condiciones.

- ¿A quién sacaría tarjeta roja?

-A los violentos. No concibo que un hombre pueda pegar a una mujer.

- ¿Cuántas veces se ha enamorado?

-Sólo una vez. Conocí a mi mujer cuando ella tenía 16 años y yo 17. Fuimos nueve años novios, y nos casamos en 1991.

- ¿Tiene alguna obsesión?

-Sí, acabar los trabajos.

- ¿Qué tipo de lectura le gusta?

-Me encantan los relatos de Jorge Luis Borges. Y las novelas de ciencia ficción, como las de Stanislaw Lem. También me gusta John Banville, premio "Princesa de Asturias" 2014, pero este autor cuando escribe en género negro cambia su nombre por el de Benjamin Black.

- ¿Es usted ahorrador, o la vida son dos días?

-No soy del puño cerrado, pero tampoco derrochador. Si gano diez, guardo cuatro o tres.

- ¿En qué momento ha sido más feliz?

-Los tres meses que estuve en la Delegación del Gobierno. La felicidad, si va unida a la responsabilidad, es completa.

- ¿Qué aroma le provoca mejores sensaciones?

-El del jazmín, me recuerda el mundo árabe.

- ¿Ha guardado algo de su infancia?

-Sí, tengo la colección entera de Tintín, la buena, la que estaba bien encuadernada.

Compartir el artículo

stats