Ramos, cordero y hasta tractores. Las parroquias de Somió y Ceares se dieron ayer un festín con motivo de sus fiestas en honor a Santiago Apóstol y la Virgen del Carmen, respectivamente. En Somió fueron bien madrugadores, con la tradicional "Alborada" al filo de las nueve de la mañana, que recorrió los diez barrios de la parroquia al son de las gaitas y los tambores. Un acontecimiento al que tomó el relevo el desfile de tractores, escoltados todos ellos por el "Grupo de Pescadoras" y los participantes de "La Alborada" que llevaron el "ramu" desde el "Prau de América" hasta la iglesia parroquial de San Julián, donde se celebró una misa oficiada por el párroco Luis Muiña y cantada por la "Coral San Julián".

El jolgorio en Somió continuó con la tradicional procesión de la Virgen del Carmen, acompañada por el grupo de baile "Jovellanos". Una vez de vuelta a la Iglesia, los socios de la Asociación de Vecinos "San Julián" recibieron el "Bollu preñau y Xarra de Barro". Fueron los juegos tradicionales quienes marcaron el ritmo durante toda la tarde. Desde el tiro con "gomeru" hasta la rana y el juego de la llave. Un auténtico espectáculo que se disfrutó en familia. Hubo además sidra asgaya y espicha.

En Ceares, que hoy todavía alarga la fiesta, comenzaron con el lanzamiento de voladores una jornada domical en la que niños y adultos trenzaron el pasacalles tradicional arropados por "La Flor de Xaranzaina" y el "Grupo Folklórico La Cruz de Ceares". Todos ellos disfrutaron de una gran corderada para reponer fuerzas y justo antes de ponerse a bailar. Las fiestas por Santiago Apóstol concluirán esta tarde en Ceares con un concurso de pinchos y tapas, antes de que vuelva a sonar la música con el grupo "Tekila".