Los propietarios y los clientes de un bar situado en el barrio de Pumarín se sorprendieron ayer lunes 23 de julio por la presencia de avispas asiáticas en el interior del local. La alerta hizo que efectivos de los bomberos de Gijón se personaran en el establecimiento.

Tras desalojar el recinto se procedió a a desinfectar el local y a prevenir a los residentes de la zona. Además los bomberos aconsejaron a los vecinos comprar un spray con el que rociar las puertas de sus casas para evitar que estas avispas se introduzcan en los hogares.

Hace unos días, en Galicia, fallecía una persona por una picadura de este tipo de avispa convirtiéndose así en la tercera víctima mortal de este verano por un hcho similar.