María José Cabranes, José Ramón Torrecilla y su perro Bruno no volverán, por ahora, a dormir en el local de la asociación de vecinos de La Camocha. Allí llegaron tras pasar dos noches en el portal del piso de la calle Carboneros del que fueron desahuciados por impago de alquiler. El Ayuntamiento les ha garantizado techo durante un mes y también les ayudará, a través de una cita con personal del área de Servicios Sociales, a intentar encauzar ese mal momento de su vida.

Ese fue el compromiso municipal en una visita a la pareja impulsada desde Xixón Sí Puede con la participación de la forista Eva Illán, responsable de Vivienda y Servicios Sociales Por XSP estuvieron los ediles Mario Suárez del Fueyo y Estefanía Puente, crítica con el carácter publico que se dio a la reunión. El encuentro contó también con la participación de miembros de la asociación de vecinos. La solidaridad y movilización vecinal con esta pareja ha sido clave para llegar a esta solución de urgencia.

Este es el segundo desahucio de la pareja en lo que va de año. A los problemas de vivienda se suman sus escasos ingresos y la mala salud de la mujer. Una serie de complicaciones que necesitan de un tratamiento multidisciplinar que vaya más allá de la solución de urgencia de ofrecerles un mes de alojamiento. Por ello, la actuación desde servicios sociales.

Por otro lado, Ciudadanos ha conseguido el apoyo de todos los grupos municipales de la oposición para forzar una sesión extraordinaria del consejo de administración de la Empresa Municipal de la Vivienda. El objetivo es debatir sobre la delicada situación económica de la entidad que pone en peligro la viabilidad de las ayudas al alquiler. Ahora mismo, Emvisa ya tiene una previsión de déficit de 400.000 euros respecto a las ayudas a la vivienda ya concedidas a familias.