Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Alvis sólo mendigaba un amigo

El popular indigente de la calle Covadonga escribió un cartel implorando un nuevo perro al que cuidar tras morir su anterior mascota: una vecina le regaló a "Jaki"

Al drama de pedir en la calle, el mendigo Manuel Alvis tuvo que sumar a sus penas la muerte de su perro "Lucas", con problemas de corazón, tras trece años juntos, hace poco más de un mes. Tal fue el vacío experimentado que en lugar de limosna, desde su pequeña parcela de la calle Covadoga, escribió un cartel implorando que "si alguien tiene un perro pequeño y tranquilo que no pueda cuidar me gustaría que me lo diera". Una vecina compartió su historia en redes sociales y al momento hubo un aluvión de ideas. Una de ellas, la de su amiga Judith Nacher, se convirtió ayer en realidad: Alvis tiene un nuevo "mejor amigo".

"'Jaki' es ahora mi familia y vamos a cuidar el uno del otro", confesó emocionado Manuel Alvis, de origen portugués, mientras sostenía entre sus brazos a su nueva mascota, una mezcla de Beagle de ocho años y que vivía en el abergue canino de Mieres. "Voy a darle todo mi cariño", aseguró este mendigo que todavía guarda pelos, las cenizas y una foto de su anterior compañero. "'Lucas' estaba enamorado de mí y yo de él", solloza al recordarle.

¿Qué ocurrió? "'Lucas' empezó a dejar de comer y de beber hasta que al final murió en mis brazos", cuenta entre lágrimas por la "relación de confianza estupenda" que mantenían. Para intentar sobreponerse a lo ocurrido, Manuel Alvis se le ocurrió que, como en verano se disparan los casos de abandonos de animales, en lugar de eso podrían dejarle a uno a su cuidado. "Los animales son como las personas, sólo les falta hablar, y hay que darles cariño y cuidar de ellos; la gente que abandona animales "se merece un castigo", considera.

Alvis tuvo la fortuna que su cartel, que se hizo viral en redes sociales, llegó hasta una vieja conocida, una joven valenciana afincada en Gijón. "Conocí a Manuel hace cuatro meses en la cocina económica, poco después de mudarme a Gijón", recuerda Judith Nacher, que siempre le veía "con su perrito a todos lados y cuidaba de él". Ella trabaja en una protectora y ya al saber de la muerte de "Lucas" intentó buscar un sustituto. "Le estaba buscando perro antes de que se hiciera viral su historia, pero me enteré del post porque un amigo de Valencia me dijo: '¿No es este el hombre del perro?'; me sorprendió ver que su historia había llegado tan lejos", desvela Judith Nacher, que ayer mismo, junto a su amiga Samantha Fernández, llevó a Manuel Alvis hasta el Albergue municipal de perros de Mieres para conocer a "Jaki", un nuevo "mejor amigo" del que promete no separarse nunca.

No obstante hay quien teme las consecuencias de este gesto desinteresado. Mónica Prieto, que asegura haberse encargado de ayudar a Manuel en diversas ocasiones, relata que "tener un perro en su situación es más un problema que una alegría; la gente solo ve la parte bonita de que él por fin tiene el perrín, pero no piensan en las consecuencias que puede desencadenar", explica. "Manuel tiene muy poca salud y, en su situación, fue muy difícil encontrar un piso donde pudiera estar; ahora con un perro más", lamenta.

Compartir el artículo

stats