"El Ayuntamiento tiene que tomarse en serio este problema y ponerse al lado del comercio local". Esta reflexión del edil José Carlos Fernández Sarasola avala la iniciativa plenaria de Ciudadanos promoviendo un paquete de medidas para luchar contra la venta ambulante ilegal en Gijón. La formación naranja hace suyas las quejas de la Unión de Comerciantes que acaba de poner en marcha la campaña "Eres legal. Compra legal". Los comerciantes denuncian la bajada de sus ventas, hasta un 30%, y la permisividad con los vendedores ilegales en algunos eventos. Su ejemplo es la "Semana negra".

Entre las propuestas de Ciudadanos están impulsar campañas de sensibilización, intensificar, sobre todo en verano y navidad, la presencia policial en las zonas donde se haya detectado la presencia de manteros y "exigir a los organizadores de mercadillos ocasionales, ferias y similares la adopción de medidas para evitar la presencia de vendedores ambulantes ilegales". Exigencia que se podría incluir en la concesión de licencia o de subvenciones municipales.

Pero desde Ciudadanos se reivindica el carácter de "víctimas" de los vendedores como último eslabón de un negocio ilegal en manos de mafias. Por eso su plan incluye la participación de la Fundación Municipal de Servicios Sociales y las entidades del tercer sector que trabajan con inmigrantes para generar un programa específico de ayuda a los vendedores irregulares facilitándoles "su inclusión social y laboral y regularizar su situación en nuestro país".