Un gijonés de 68 años, militar jubilado con antecedentes penales no computables a esta causa, resultó condenado a seis meses de cárcel por un delito de apropiación indebida por apoderarse de diversos muebles y otros efectos que había en la casa en la que vivía de alquiler en Siero.

El ahora condenado, en sentencia firme, había alquilado una casa en noviembre de 2008. Tras finalizar el contrato -fue necesaria la intervención judicial en febrero de 2014- el dueño del inmueble comprobó cómo su inquilino se había apoderado de no pocos muebles y objetos: una televisión, un colchón, un sinfonier, dos mesitas de noche, un espejo de dormitorio y otro del baño, dos radiadores eléctricos, un sofá de dos plazas color beige, un termostato eléctrico y un microondas. Todo ello valorado en 748,68 euros.

El hombre reconoció los hechos y reparó el daño causado, por lo que la pena fue sustituida por el pago de 1.440 euros.