Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de viviendas se duplica en Gijón en cinco años, con los precios estables

"Esta ciudad ha sido la primera en salir de la crisis; junto a Llanes, es una isla en el mercado asturiano", asegura el sector inmobiliario

Escaparate de una inmobiliaria con pisos a la venta.

Escaparate de una inmobiliaria con pisos a la venta. JUAN PLAZA

Cada vez más gente quiere vivir en Gijón. La ciudad, según los expertos del sector inmobiliario, continua a la cabeza en la lista de viviendas vendidas -se compran el doble de viviendas que hace cinco años- y, ahora, parece haber conseguido por fin estabilizar sus precios, que continúan a la baja tanto en la capital como en el resto de la región y que hacen que, en valores generales, la costa asturiana sea una de las pocas del país que todavía no ha subido el precio de la vivienda. Será, de hecho, y según los mismos expertos, una de las últimas comunidades en salir de la crisis económica.

Gijón empezó a tomarle la delantera a Oviedo -que por nivel poblacional es el único con quien puede compararse- de forma más clara a partir de 2013. Desde entonces, año a año la diferencia entra ambas sigue creciendo. "Gijón es ahora mismo una isla en el mercado asturiano; para vender casas en otras ciudades hay que tirar los precios. Oviedo tuvo fuerza hace años porque la zona recientemente edificada de La Corredoira, por ejemplo, facilitaba mucho la venta, pero toda esa obra nueva ya está vendida. Gijón ha sido la primera ciudad de Asturias en estabilizarse después de la crisis", asegura Daniel Pedregal, director de la agencia Los Arcos. De hecho, según los datos que baraja la Asociación Inmobiliarias de Asturias (Asocias), en este último año Oviedo vende, cada trimestre, alrededor 500 viviendas, pero Gijón roza los 800. Ninguna de las dos parecía poder vender en 2013 más de 400, por lo que Gijón ha duplicado sus datos en solo un lustro.

El aumento de la demanda en la región, no obstante, sigue sin hacer frente al gran número de excedentes que se llevan acumulando desde la crisis económica. Esa oferta en stock, además, corresponde a viviendas más bien envejecidas que no parecen acabar de convencer a los compradores. "Mientras no nos deshagamos de todos los pisos que se quedaron sin vender, los precios van a tener que seguir bajando. Se nota más ahora; en gran parte del país los precios suben y aquí no. Asturias será la última comunidad en salir de la crisis porque fue de las últimas en entrar", explica Katia Domingo, presidenta de la asociación citada y responsable de la agencia Domingo. Según los cálculos de otro conocido portal inmobiliario de España el precio de la vivienda en Asturias se sitúa hoy en los 1.427 euros por metro cuadrado, diez menos que el año pasado.

La experta encuentra dos razones por las que el precio de las viviendas del resto de la región sigue en declive: el paro y el exceso de oferta. "En Asturias el empleo sigue sin ser estable. La población está muy envejecida y los jóvenes se van a las capitales con mayor oferta como Madrid, Barcelona y Valencia. Por eso allí los precios suben más; les ha subido la demanda que nos falta aquí", resume.

Es en este aspecto donde Gijón también despunta. "El precio no está subiendo, por sí que hemos notado un repunte en Gijón. A la gente le gusta la ciudad; quiere vivir aquí. Es la única de Asturias en esta posición exceptuando, quizás, Llanes, que es un lugar muy peculiar porque gusta mucho a la gente de fuera. En Gijón la gente quiere hacer su vida; es una isla en el mercado inmobiliario de Asturias", explica Pedregal. El experto estima que una vivienda "estándar" -que podría ser un piso de 60 metros cuadrados y sin ascensor- cuesta a día de hoy unos 50.000 euros, aunque hay multitud de variables que que afectan el precio final del inmueble. "Este tipo de viviendas las estamos vendiendo muy bien ahora; son las más asequibles. Hace unos años este tipo de pisos estaban a unos 40.000 y se vendían con muchísima dificultad. La gente no compraba. Ahora las ventas van mejor y los precios se han estabilizado, pero todavía falta un tiempo para que empiecen a subir de forma significativa en el resto de Asturias, queda mucha vivienda acumulada", explica el experto.

Según las previsiones de un estudio elaborado por otro conocido portal inmobiliario, las compraventas crecerán este año en Asturias hasta un 30 por ciento -casi seis puntos por encima de la media nacional- con una estimación de 11.033 transacciones completadas. Asimismo, se calcula que a lo largo del año se empiecen a construir 2.119 viviendas -una media de 176 cada mes, un 7.1 por ciento más que el año anterior- y se terminen otras 2.108. También lo respalda Bartolomé Paños, director de Re/Max Élite Gijón, que apunta en su caso que los ingresos regionales han registrado una subida del 43 por ciento. "Parecen datos muy atractivos, pero todas estas nuevas ventas se enmarcan en una horquilla de precios inferior a 120.000 euros por vivienda. Por encima de los 150.000, las ventas siguen bajando y contradice el índice general del país", añade. No obstante, en Gijón, cada barrio es un mundo. En El Bibio y Somió cuesta alrededor de 2.500 euros cada metro de vivienda. Pumarín no llega a los 900.

Compartir el artículo

stats