Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Problemas en un proyecto pionero

La renta social completa su primer año de ayudas sin oficializar su continuidad

La situación económica del Ayuntamiento complica un plan que registró 4.715 peticiones y ha generado ya 3,8 millones de ingresos al comercio

Oficina de la renta social en El Coto.

Oficina de la renta social en El Coto. MARCOS LEÓN

El 31 de julio de 2017 la Fundación Municipal de Servicios Sociales cerraba el plazo de recepción de solicitudes a la primera convocatoria de un nuevo plan municipal de ayudas económicas para personas con bajos niveles de ingresos: la pionera renta social. Días antes de ese cierre se había dado luz verde, a través de una resolución de la presidencia de la Fundación, a las primeras cuatro ayudas del nuevo programa. Ayudas de entre 788 y 2.400 euros -aquellas iniciales- que se transferirían a los beneficiarios a través de una tarjeta que les permitía hacer compras en los comercios adheridos al plan por esa cuantía y a lo largo de un año. Detrás de esas primeras cuatro autorizaciones vinieron cientos.Y más tarde una segunda convocatoria.

Pero ese primer ciclo de un año de la renta social se completa ahora y lo hace sin que se hayan oficializado las garantías de pervivencia en el tiempo de un programa con el que Foro consiguió en su momento las abstenciones de Xixón Sí Puede e IU con las que sacar adelante su presupuesto de 2017 en una votación plenaria. Nada oficial se sabe de la tercera convocatoria de la renta social que estaba comprometida para estas fechas y tampoco de otra segunda antes de que acabe este año que se pedía desde la oposición. Tampoco hay cifras concretas de la dotación presupuestaria con que se podrían financiar estas convocatorias. Todos dicen que habrá más renta social pero la nueva convocatoria lleva tiempo en el limbo.

Lo que sí se sabe es que la situación es muy diferente a la del año pasado. El presupuesto municipal empezó el curso prorrogado, la Fundación de Servicios Sociales no tiene el remanente con el que amplió el año pasado este programa de emergencia social y, sobre todo, el gasto está limitado por ese Plan Económico-Financiero que Foro acomete en cumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria tras haber superado el techo de gasto en 2017. En incumplir la regla de gasto del año pasado tuvo mucho que ver la Fundación de Servicios Sociales, que se la pasó en 5,8 millones de euros. Y dentro de ese exceso computó muy mucho el desarrollo de este nuevo programa de ayudas sociales.

El nuevo programa recibió 4.715 solicitudes: 3.711 en la primera convocatoria y 1.004 en la segunda. Al cierre del año, según el informe de gestión de Servicios Sociales, se habían revisado ya 3.938 peticiones. Las concesiones alcanzaron el 66,7% del total. El año se cerró con 2.628 concesiones, 1.310 denegaciones y 777 expedientes pendientes. El 45.7% de las denegaciones eran por la superación del nivel de ingresos exigido.

Dinamizador económico

La renta social tuvo un presupuesto inicial en 2017 -el mismo que en el actual presupuesto al ser una prórroga- de 3,2 millones a los que se sumaron luego 5,7 millones vía remanente. Un presupuesto de más de ocho millones de euros para ayudas y para financiar un equipo especial de trabajo. El gasto computado al cierre de las cuentas del año pasado fue de 5.016.757 euros.

Pero que el presupuesto de 2018 empezara con 3.200.000 euros pintados al lado del epígrafe de la renta social no significa que se disponga de todo ese dinero. Hay que tener en cuenta que más de un millón de esa partida ya estaba comprometida en las tarjetas que se fueron dando en 2017 y que tienen doce meses de duración. Así que limpios quedarían alrededor de dos millones. Lo que si deja claro el PEF es que en 2018 el gasto en renta social no puede pasar de esos 3, 2 millones. Hay quien promueve que la segunda convocatoria de este año se haga a cargo de los presupuestos de 2019, pero ese también es año de aplicación del Plan Económico así que el gasto seguirá bajo control.

Hay otra cifra millonaria que también tiene que tenerse en cuenta. Desde la Unión de Comerciantes se tenían compatibilizadas el viernes compras realizadas con tarjetas de la renta social por una cuantía de 3.867.206,18 euros. La importancia de este programa social para dinamizar el comercio local también se reivindica como un valor a no perder. Alrededor de 300 comercios se han adherido al proyecto.

Compartir el artículo

stats