16 de septiembre de 2018
16.09.2018

Una de romanos en el Campo Valdés

Una recreación histórica con motivo del Día de la Ruta Vía de la Plata en Gijón descubre los falsos mitos sobre los gladiadores de la Antigua Roma

15.09.2018 | 23:28
Una batalla entre dos gladiadores, ayer, en la explanada del Campo Valdés, en Gijón.

"Vita o yúgula". Vida o muerte. He ahí la cuestión sobre la que tuvieron que pronunciarse los curiosos que acudieron ayer a la recreación histórica "Ludus de Tito Servilio" celebrada en la explanada del Campo Valdés por la asociación cultural Kèbreros con motivo de la celebración en Gijón del Día de la Ruta Vía de la Plata. Una exhibición en la que hasta cuatro parejas de gladiadores de la Antigua Roma, junto a un narrador, dieron buena cuenta del fervor bélico que se sentía en los circos romanos de la Antigüedad. Pero, sobre todo, la cita sirvió para desterrar ciertas leyendas que han calado en el ideario colectivo por culpa de grandes superproducciones de Hollywood como "Quo Vadis" o "Gladiator".

La recreación era milimétrica y fidedigna. Lanzas, tridentes, redes, dagas, tijeras, espadas, escudos, sicas y cascos tomaron el Campo Valdés, sobre las Termas Romanas, con los espectadores haciendo círculo, como si de un foso de la época se tratase. No había arena, pero sí deseos de aprender y enseñar. "Nuestro objetivo es que la gente se vaya aprendiendo algo nuevo, que se divierta y olvide la idea de gladiadores que proyectan desde Hollywood en las películas", explica el recreador histórico Víctor Vega, miembro de la asociación cultural.

La primera sorpresa para los asistentes -decenas- fue descubrir que las decisiones del emperador de turno, o los promotores de estos espectáculos, sobre si el luchador vivía o moría en la arena no se realizaban con el pulgar hacia arriba o hacia abajo como en las películas. Nada que ver, de hecho. El pueblo, cuando quería que se le perdonase la vida al luchador levantaba su puño al alto al grito de "vita" -también se exhibía en ocasiones un pañuelo blanco- mientras que si optaban por el trágico final, se pasaban el pulgar extendido, en horizontal, de un lado a otro a la voz de "yúgula". Así lo hicieron ayer los espectadores gijoneses que, mayoritariamente, apostaron por el perdón. No obstante, tal y como explicaron los expertos, la decisión del público no era vinculante para que los mandamases se pronunciasen. ¿Cómo lo hacían ellos? Utilizaban el mismo gesto para ordenar la muerte, pero para optar por el perdón extendía el pulgar hacia abajo, que significaba envainar la espada.

La ejecución de los guerreros también constituyó un amplio capítulo de las explicaciones. Era solemne y muy protocolaria al tiempo que estaba regida por un pacto no escrito entre los gladiadores para que fuera lo más rápida posible. "Un día estabas ejecutando y al otro eras tú el que morías", argumentaron. El ritual establecía que quien había perdido el combate se pusiese de rodillas y de espaldas al vencedor, al que agarraba de una pierna con su mano derecha. El rival, que ese instante hacía las veces de verdugo, enterraba su espada por la espalda directo al corazón para lograr un efecto letal. Pero el ritual no se quedaba ahí, pues había que confirmar la ejecución.

Poco después, y así lo representaron, entraban en escena otras dos personas, enmascaradas. Una de ellas con un hierro incandescente y la otra con un mazo. La labor del primero era comprobar si en efecto el gladiador se había muerto, quemándole. Si reaccionaba, aunque fuese un estímulo, significaba que todavía seguía con vida, por lo que se hacía necesaria la intervención de su acompañante, que golpeaba con el mazo en la cabeza al luchador yaciente en el suelo hasta que lo remataba.

Después se retiraba el cuerpo sin vida del guerrero. ¿Qué se hacía con él? Ni se quemaba ni se enterraba: se comía. Se vendía en piezas para consumo cárnico. Como si de la carnicería se tratase, pues se creía que la carne de gladiador era sinónimo de salud, fortaleza y virilidad. Quizás por eso, ayer, el público gritó "vita" en Gijón con el puño en alto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad