Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El decano de los ingenieros navales equipara el crecimiento azul a la transformación digital

"El futuro del planeta pasa por los océanos; el crecimiento azul es una corriente tan importante a nivel mundial como la transformación digital", señaló ayer el decano del Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos de España, José de Lara Rey, quien inauguró la Jornada Técnica de Ingeniería Naval organizada por la delegación del colegio en Asturias.

De Lara agregó que "estamos en un momento clave para todas las industrias marítimas", no sólo ya la construcción naval -en torno a la que giraba la jornada- sino también con el transporte marítimo, los puertos, la acuicultura, la pesca, la minería submarina o las energías renovables marinas. "Para poder afrontar los desafíos que supone el crecimiento demográfico, el mar y los océanos son imprescindibles. Una buena muestra es una empresa asturiana como Windar, con su crecimiento gracias a los parques eólicos marinos, facilitando la tecnología para que países como el Reino Unido puedan llegar a abastecerse al cien por ciento con energías renovables; y eso desde Asturias", agregó.

José de Lara también se refirió a la buena marcha de la industria de construcción naval española, dentro de la cual "los astilleros asturianos son un referente nacional, son astilleros familiares y saben el riesgo y lo que se juegan en el día a día y eso se muestra y se ve claramente en lo competitivo". Una evidencia de esa buena marcha es la contratación por parte de Armón Gijón de un ferry rápido en aluminio, con casco de catamarán. Al respecto, el presidente y decano de los ingenieros navales españoles señaló que esa contratación "desde el punto de vista del astillero tiene un reto porque se emplea otro tipo de soldadura en los elementos estructurales respecto a un barco en acero", pero supone acceder a un mercado en el que no tiene capacidad para competir todos los astilleros.

De Lara agregó que "creo que tenemos que ser muy flexibles y, de hecho, estamos ante un cambio tecnológico importante en el que los astilleros tienen que diversificar en distintas líneas y tener capacidades en cualquier ámbito, ya sea en nuevos materiales o en buques más sofisticados y buena muestra de esa competitividad es que están accediendo a mercados nuevos, de buques que no se habían construido antes en Asturias. Es otra buena muestra de salud del sector y de estos astilleros". De Lara también elogió la decisión del Gobierno para no perder los contratos de Navantia para Arabia Saudita.

Compartir el artículo

stats