10 de noviembre de 2018
10.11.2018

Repaso a 4.000 millones de años en una hora

El profesor Mario Menéndez inauguró ayer el curso en la UNED con una veloz revisión de la evolución humana: "Lo que nos caracteriza es la simbolización"

10.11.2018 | 01:43
Por la izquierda, Rubén Fernández (secretario del Centro Asociado de la UNED en Asturias), Manuel Capellán (director general de Enseñanzas Profesionales y Aprendizaje del Principado), Juan Carlos Menéndez Mato (director de UNED Asturias), Pedro López (vicepresidente de la Cámara de Comercio de Gijón), Montserrat López (concejala de Cultura y Educación), Ricardo Mairal (rector de la UNED) y Mario Menéndez (catedrático de Prehistoria y Arqueología de la UNED), ayer, en el salón de actos del centro, con el público detrás.

El arqueólogo Mario Menéndez Fernández fue ayer osado, así lo confesó él, al "intentar sintetizar millones de años en unos pocos minutos". En concreto, 4.000 millones de años desde el comienzo de la vida en nuestro planeta en 55 minutos. De la evolución humana versó su charla, que fue además la lección inaugural del curso académico 2018/ 2019 en el Centro Asociado de la Universidad Nacional de Estudios a Distancia (UNED) en Asturias. El catedrático de Prehistoria y Arqueología incidió, por resumir, en tres aspectos básicos: no somos creadores, sino criaturas; de lo neandertales sólo nos diferencian 86 genes de los más de ...; y lo que caracteriza al ser humano en comparación con otras especies es su capacidad para simbolizar, que "sólo se obtiene con el consenso social".

Menéndez comenzó su conferencia desmontando la vieja concepción de que "somos seres especiales que ocupamos un lugar privilegiado en el planeta". El Génesis, aseguró el profesor de la UNED "nos ha condicionado la vida, ha separado el alma del cuerpo y, lo que es más preocupante, al hombre de la naturaleza". Pero la "fascinante historia" de la de la evolución humana está ahí para "recordarnos ante nuestra arrogancia de dominio de la naturaleza, que somos criaturas y no creadores".

Y sin ser el sapiens especial en el mundo, ¿qué es lo que nos hace humanos? Mario Menéndez contestó con seis claves: bipedismo, cerebros grandes, dientes pequeños y dieta omnívora, ausencia de diformismo sexual, destreza manual y neotenia. El experto pasó de puntillas por la arqueología cognitiva, una rama "que ha desarrollado una tremenda evolución" en los últimos años y que viene a decir que "si un niño sano no habla es porque no se ha potenciado esa habilidad". Tras hacer un breve repaso por nuestros antepasados, el arqueólogo, que fue también director de la UNED asturiana entre 2012 y 2015, se detuvo en los neandertales, "los humanos más cercanos a nosotros".

"De ellos solamente nos separan -aclaró- diferencias en 83 genes de los más de 6.000 millones de bases químicas que tiene el ADN nuclear humano", y eso a pesar de que desaparecieron hace unos 35.000 años. Esta línea de investigación, añadió, sólo ha comenzado pero parece señalar que las diferencias se concentran en los aspectos reproductivos (cromosomas X e Y) y en los que regulan el córtex cerebral, epicentro de la mente humana. De hecho, el hallazgo es reciente, del 2010, año en que se sintetizó el genoma neandertal, con ayuda, entre otros yacimientos, de los restos hallados en la cueva del Sidrón (Piloña). Anterior a ello, "nuestro pariente de referencia más cercano era el chimpancé". A juicio de Mario Menéndez, lo que diferencia al hombre de otras especies es su capacidad para simbolizar y también apunta como único del sapiens, al menos con un alto grado de desarrollo "la curiosidad, el viajar y el ansia de ocupar el mundo".

Tras su conferencia, llegó el turno de la entrega de diplomas a los 126 graduados (80 mujeres y 46 hombres) del curso pasado y a la intervención del director del Centro Asociado de la UNED en Asturias, Juan Carlos Menéndez Mato, que rindió homenaje a "todos los directores y secretarios" que pasaron por la institución académica desde su creación en 1983. Fueron Miguel Ángel González, Jesús Baizán, Miguel Ramos, Estanislao Vallejo, Mario Menéndez, Luis Suero e Inés González, cuyos retratos quedarán expuestos en la sala de juntas. Gracias a ellos, al personal y a los estudiantes, remarcó el director actual, "el Centro Asociado de Asturias ha logrado situarse en referente de la enseñanza universitaria en el Principado".

Menéndez Mato señaló que el número de alumnos matriculados este curso -empezó el pasado 8 de octubre- ronda los 4.500, "cifra que habla por sí sola tanto respecto a la utilidad y eficacia del centro educativo como sobre el interés y capacidad de respuesta de los asturianos acerca de su formación y educación". En la UNED asturiana se imparten actualmente 28 grados, 11 grados combinados, 77 másteres y 19 programas de doctorado.

Por primera vez en sus 35 años de historia, al acto asistió un Rector de la UNED, en esta ocasión Ricardo Mairal, que definió a la Universidad como "una fábrica de sueños". "El progreso de una sociedad se mide en su capacidad de adaptación a los tiempos y eso se consigue en buena medida con la formación, necesaria para el cambio social", subrayó. El Rector aplaudió el homenaje realizado a los anteriores directores del centro asturiano, porque "ellos dieron lo mejor para dejar un buen legado a las generaciones venideras".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad