Una abogada de 67 años ha sido condenada por un delito de apropiación indebida -y otro contra la Administración de Justicia- después de incorporar a su patrimonio cerca de 12.000 euros que una clienta le había entregado para formalizar su divorcio. El Juzgado de lo Penal número 2 de Gijón le ha impuesto como condena -contra la que cabe recurso- nueve meses de cárcel, 17 meses de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión de abogada, el pago de una multa de 2.400 euros y una indemnización de 6.173,31 euros para la perjudicada.

Este caso se originó a raíz del divorcio de un matrimonio. La mujer se comprometió con su exmarido a hacerse cargo del procedimiento judicial que haría efectiva su separación y todo ello mediante el abono de 15.787,84 euros. Para llevar a cabo las actuaciones pertinentes, la mujer requirió los servicios de esta abogada en febrero de 2013 y le entregó, vía transferencia, 18.000 euros. No obstante, la letrada en cuestión "solo destinó la cantidad 6.037,82 euros a la realización de diversas gestiones relacionadas con lo encargado" por su clienta, según recoge la sentencia.

Además, prosigue el fallo, "le hizo creer que todo estaba solucionado y que la correspondiente cantidad ya estaba ingresada en el órgano jurisdiccional correspondiente, lo que determinaría la conclusión del procedimiento de ejecución antes reseñado". Finalmente, resalta el texto del magistrado, "incorporó a su patrimonio la cantidad de 11.962,18 euros".

A juicio

A juicio Es por ello que la afectada, representada ahora por el letrado gijonés Juan Ignacio Robles San Román, optó por denunciar a su anterior letrada y llevarla a juicio. La sentencia impone ahora a la abogada la pena de nueve meses de cárcel y otros tantos de inhabilitación para el ejercicio de la abogacía por el delito de apropiación indebida. En lo relativo al delito contra la Administración de Justicia le impone el pago de una multa de ocho meses y otros ocho meses de inhabilitación. El fallo puede recurrirse.