El vigilante de seguridad de un centro comercial situado en el barrio de El Llano de Gijón llamó esta tarde la atención a un hombre del que por el momento se desconocen datos personales pero que al parecer (y según las declaraciones de los testigos de los hechos), se encontraba defecando en plena calle. El hombre en cuestión se había bajado los pantalones y la ropa interior y cubría sus partes íntimas con un jersey. Junto a él había un paquete de pañuelos de papel, según varios viandantes.

La actitud de este hombre llamó la atención de las decenas de personas que a esas horas hacían sus compras y entraban o salían de las instalaciones de este centro comercial, muy frecuentado a última hora de la tarde por el inicio de las compras navideñas y por ser mañana un día festivo en el que todos los establecimientos cierran sus puertas.

Por el momento se desconoce si el hombre al que llamó la atención el guarda de seguridad tenía algún tipo de problema mental que no le hiciera ser consciente de lo que estaba sucediendo. Pero lo cierto es que el revuelo generado fue importante.