15 de diciembre de 2018
15.12.2018

Una clase de historia asturiana

Matilde García Mauriño desgrana en la Casa Natal de Jovellanos las vicisitudes del reinado de Alfonso III y de la Cruz de la Victoria

15.12.2018 | 01:53
Matilde García-Mauriño y Manuel Fernández, ayer, en el Ateneo Jovellanos.

Matilde García Mauriño pronunció una charla en el Museo Casa Natal de Jovellanos que dejó pasmado al público en general. Es un prodigio esta mujer. Que a sus ochenta y ocho años recién cumplidos tenga el espíritu de seguir investigando, y escribiendo, es para quitarse el sombrero. La presentó el periodista Manuel Cimadevilla, quien dijo que la charla cerraba el ciclo dedicado a celebrar los tres centenarios cumplidos este año en Asturias: la coronación de la Virgen de Covadonga, los 1.300 años de los orígenes del Reino asturiano y la creación, hace un siglo, del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga.

Matilde nació en Oviedo, de madre asturiana. A los cinco años perdió a su padre, asesinado en los inicios de la guerra civil, en Ronda, donde ejercía su profesión de registrador de la propiedad. Sólo por ser católico; su proceso de beatificción está abierto. Se casó con Eladio de la Concha y tuvieron trece hijos. Y todavía le queda humor?

Su charla la dividió en dos partes. La primera estuvo dedicada a la Cruz de la Victoria y la segunda al rey Alfonso III el Magno. Respecto a la Cruz contó, con su estilo apacible, que la donó Alfonso III el Magno a la catedral de Oviedo. Es de oro adornado con piedras preciosas, pero en su interior está la cruz de roble que Pelayo llevaba en la batalla de Covadonga, donde venció a los moros. Leyó el precioso poema de su tío Carlos de la Concha, escritor y político que dice así: "Asturias el corazón, solar y cuna de España?" Personalmente, se la oí recitar a mi padre infinidad de veces, pero no sabía de quién era; ahora lo acabo de descubrir.

Alfonso III el Magno fue un gobernante célebre, pero lo que quedó claro es el entresijo mostrado por Matilde García Mauriño de la genealogía de todos sus parientes. Tuvo que estudiar a conciencia esos años, que por otra parte dispone de muy pocos puntos de apoyo. El rey tuvo tres hijos de su primer matrimonio: García, Ordoño y Fruela. Era fuerte y alto, de aspecto noble, tal como relató la conferenciante. Murió en Zamora, en una escaramuza contra los musulmanes. Pero su idea imperial fue el signo de su reinado. Sus restos reposan en la catedral de Oviedo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Lo último Lo más leído