Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Seguiremos buscando su cuerpo hasta que muramos", clama la familia de Cristian Cueli

El lavianés, vecino de Gijón, desapareció tras ir a cobrar una deuda a un taller de coches hace ahora seis años

Cristian González Cueli.

Cristian González Cueli.

La familia de Cristian González Cueli -un lavianés de 33 años afincado en Gijón y desaparecido tras ir a cobrar una deuda el 27 de diciembre de 2012- no se da por vencida y confía encontrar alguna pista que les resuelva sus múltiples dudas sobre qué pasó aquel día y dónde está. "Seguiremos buscando su cuerpo hasta que muramos", promete su familia justo cuando se cumplen seis años de su misteriosa desaparición -y del más que posible asesinato cometido contra él- que todavía investiga la Policía.

Los interrogantes en torno a esta desaparición comienzan a sucederse a partir del 27 de diciembre. Ese día Cristian González Cueli -propietario de una empresa de pinturas y gran aficionado a los coches- le había comentado a su pareja que debía hacer unos recados y que luego se vería con ella, pero nunca más se supo. El hombre acudió a un taller ubicado en el Alto de la Madera, en Siero, con el objetivo de cobrar una deuda de 50.000 euros que le había prestado al dueño del negocio para que éste pudiese adquirir un "Subaru" para competir. Deuda a saldar en un plazo de dos meses y que expiraba por aquél tiempo.

Desde ese día todo son preguntas sin respuesta, pero la familia tiene claro que fue asesinado y ahora solo pide ayuda para encontrar el cuerpo y poder descansar. "Solo pedimos que nos devuelvan el cuerpo para darle un descanso digno y que nosotros podamos descansar también y no vivir con esta incertidumbre", imploran los familiares en una carta dirigida, especialmente, a quienes pudiesen tener alguna pista que pudiese acabar con sus desvelos. "Si alguien vio algo raro esa noche del 27 al 28 de diciembre que pudiese aportar algo al caso, por favor, que se pongan en contacto con la Policía", solicita su hermana Azahara.

Lo cierto es que la pista de Cristian González Cueli se pierde en aquel taller del Alto de la Madera. La Policía Nacional, que sigue trabajando de forma activa en el caso, detuvo al dueño del taller de coches y también a uno de los empleados. Estuvieron dos días detenidos y sometidos a un interrogatorio que llevaron a cabo los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) desplazados desde Madrid para tratar de resolver este caso. No lograron confesión alguna, ni mucho menos saber dónde estaba Cristian Cueli.

Los dos detenidos, que luego fueron puestos en libertad por el juez ante la falta de pruebas, aseguraron que, en efecto, Cristian Cueli había ido a cobrar la deuda y que ésta había sido saldada. Después, relataron, le llevaron en coche hasta Pola de Siero -el vehículo de Cueli quedó aparcado cerca del taller porque, según dijeron, tenía problemas- porque allí había quedado con unos amigos. El relato de los principales sospechosos siempre fue el de que le habían visto entrar en un Porsche Cayenne" color negro. Nada se encontró al respecto -se registró el taller, vehículos y domicilios de los dos sospechosos- que desmontase la explicación de los entonces detenidos.

"Mañana puedes ser tú"

"Mañana puedes ser tú"Pese a que la Policía sigue investigado, la familia ve "cómo se van resolviendo numerosos casos" mientras que el de ellos permanece en punto muerto desde hace seis años. Es por ello que tras este aniversario de la desaparición de Cristian Cueli buscan la empatía de la sociedad. "Si alguien vio algo que por favor lo diga y que no tenga miedo porque esa noche fuimos nosotros, pero mañana puedes ser tú", reflexionan su hermana Azahara. "Aunque parece que estos casos nunca te van a pasar, estamos viendo todos los días que cualquier día puede ser un ser un familiar tuyo", añade en su petición.

Por último, la familia tiene también palabras de gratitud "por el apoyo y la ayuda" recibido en estos años de muchas personas. A ellos les prometen que no descansarán mientras puedan hasta encontrar el cuerpo de Cristian González Cueli. "Hasta que nos muramos", confirman.

En Gijón hay otras cuatro personas que desaparecieron sin dejar rastro desde 2009, cuando Pedro Matías Sánchez no volvió a casa y se le perdió la pista.

Compartir el artículo

stats