28 de enero de 2019
28.01.2019

Cabueñes duplicó, con 14 casos en 2018, la media de diagnósticos de esclerosis múltiple

La doctora Solar achaca la cifra a los avances técnicos y a la creación de una unidad en el hospital especializada en la enfermedad, la única en Asturias

28.01.2019 | 02:37
Por la izquierda, Dulce María Solar, Elena Fernández, Chelo Fernández, Roberto Suárez Moro y Dionisio Fernández Uría, miembros del equipo a cargo de la unidad de esclerosis múltiple de Cabueñes.

Pérdida de visión, vértigos, dificultad a la hora de caminar y sensación de hormigueo en brazos y piernas. Los primeros síntomas de la esclerosis múltiple siguen pasando desapercibidos -o confundidos con cansancio y estrés- por buena parte de sus afectados, provocando que su diagnóstico acabe por retrasarse. Desde hace un par de años, el Hospital de Cabueñes cuenta con una unidad específica para atender a este tipo de pacientes, que ascienden ya a 500, por lo que la prevalencia en el área sanitaria V es de unos 150 enfermos por cada 100.000 habitantes. La especialización médica, sumada a los recientes avances técnicos del sector, ha permitido que en 2018 el área gijonesa diagnosticase a 14 nuevos enfermos, el doble de lo que solía registrar el hospital.

Reducir los tiempos de diagnóstico fue, de hecho, uno de los principales motivos por los que el área de Neurología propuso el proyecto, que funciona desde octubre del año 2016 bajo la coordinación del doctor Dionisio Fernández Uría. "Cuando un paciente provoca sospechas se nos deriva directamente a nosotros. Es una enfermedad compleja de detectar; hace años era imposible diagnosticarla antes de que los daños degenerativos fuesen demasiado notorios", asegura Dulce María Solar, jefa de sección de Neurología. La unidad, en su momento pionera, sigue siendo la única de toda la región, aunque en Oviedo y Avilés sí tienen consultas de atención médica específicas. En Cabueñes, además de la esclerosis, la unidad se ocupa de vigilar otro tipo de enfermedades afines del espectro neurológico y de las denominadas autoinmunes.

Actualmente el equipo atiende a 500 pacientes y, de todos ellos, tienen en tratamiento a 395. "No es una cura, pero frena el avance el de la enfermedad. La ciencia a día de hoy ni siquiera sabe qué es lo que causa exactamente la esclerosis múltiple", explica Solar. "Lo que sí tenemos son pistas: sabemos que es una enfermedad propia del primer mundo y que afecta a gente más bien joven, de entre 20 y 40 años, y mucho más a las mujeres. También sabemos que los enfermos suelen tener deficiencia de vitamina D y que mejoran cuando abandonan hábitos no saludables como el tabaquismo o el consumo de alcohol", añade la jefa de sección. Los 105 pacientes restantes también están medicados, pero solo para tratar de aplacar los síntomas que provoca la enfermedad y no para tratar la enfermedad en sí misma. "Es tan compleja que cada paciente exige un seguimiento muy específico. En 1994 no había ni un solo tratamiento y en los últimos cuatro años han salido seis o siete nuevos. Todo cambia muy rápido", matiza Solar. "Consideramos esta unidad es necesaria porque un neurólogo generalista no se enfrenta a este tipo de casos con frecuencia. Es importante que los afectados puedan tener a un equipo acostumbrado a su enfermedad y capaz de afinar mejor su tratamiento", concreta.

El nuevo servicio también ha permitido evitar, según Solar, que este medio millar de pacientes no tengan que recurrir siempre al servicio de Urgencias, ya que la enfermera del equipo, Chelo Fernández, atiende desde su consulta y de forma telemática cualquier duda que el enfermo pueda tener. "En esta unidad es clave la labor educativa y de concienciación. El papel de la enfermería en estos casos es fundamental. Todo el mundo habla de la esclerosis, pero pocos saben verdaderamente en qué consiste, y por lo general cuando se les diagnostica los pacientes se asustan mucho; lo primero que se imaginan es una silla de ruedas. Buena parte de nuestro trabajo consiste en explicarles que, con un debido tratamiento, la enfermedad no tiene que privarles necesariamente de tener una vida normal, una familia o un trabajo", completa la doctora.

En el pasado año el equipo pasó un total de 1.600 consultas. Realizan, de lunes a viernes, unas ocho al día (seis a pacientes diagnosticados y dos a recién llegados) que se pueden ampliar a diez en caso de necesidad. "Para las revisiones dedicamos alrededor de media hora y para los nuevos pacientes unos 45 minutos. No es un mundo, pero ya es mucho más de lo que dispondrían fuera de la unidad", razona el equipo.

Al tratarse de una enfermedad tan compleja, la unidad se lleva la mayor parte del gasto farmacéutico de todo el área de Neurología. El medio millar de enfermos precisa de unos tres millones de euros anuales solo para poder pagar sus medicinas. "Es la principal traba que tenemos para aceptar pacientes de otras áreas; las cuentas son complicadas. Además, como la enfermedad no es letal pero tampoco tiene cura, este tipo de unidades nunca van a dejar de crecer", reconoce Solar, aunque también explica que tiene más objetivos en mente, como contar con la ayuda de un neuropsicólogo y algunos becarios. "Queremos hacer más tareas de investigación y ensayos clínicos", sentencia la doctora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad