Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cristianos contra el machismo

El Foro Gaspar García Laviana lamenta el sometimiento de la mujer al varón en la religión y reivindica su incorporación en la toma de decisiones

Por la izquierda, Angelita García, del grupo de Cristianos de Base; Faustino Vilabrille, y Faustino Castaño, en la redacción de LA NUEVA ESPAÑA de Gijón.

Por la izquierda, Angelita García, del grupo de Cristianos de Base; Faustino Vilabrille, y Faustino Castaño, en la redacción de LA NUEVA ESPAÑA de Gijón. MARCOS LEÓN

"La marginación femenina es un problema social, una enorme injusticia que se viene perpetrando desde tiempo inmemorial que aún está muy lejos de resolverse". Con estas palabras el Foro de Cristianos Gaspar García Laviana realiza un llamamiento a los miembros de la Iglesia -clérigos y laicos- para realizar autocrítica de "las arraigadas tradiciones" que implican en las religiones, en general, y en el cristianismo, en particular, "el sometimiento de la mujer al varón" sin base ni justificación teológica alguna. LA NUEVA ESPAÑA ha reunido a parte de los integrantes del Foro y Cristianos de base de Gijón para abordar su posicionamiento ante la jornada del 8 de marzo.

Faustino Castaño, presidente del Foro Gaspar García Laviana, recuerda que la iglesia católica "no suscribió la Declaración Universal de Derechos Humanos por el cambio que implicaría a nivel estructural. Y en la institución la mujer no tiene ningún pape relevante, sólo funciones auxiliares, de servidumbre".

- ¿Conviene introducir más mujeres en la jerarquía?

-Si es para seguir funcionando como ahora, no. Tiene que ser un cambio social y que haya protagonismo igual de mujeres y varones.

A Faustino Vilabrille, también miembro del Foro Gaspar García Laviana, la preocupa la imagen que se da a la juventud. "Es muy negativa, no solo por pederastia sino por todo el sistema de boato, lujo y ostentación". "Lo que nos enseñó Jesús tiene poco que ver con lo que representa la jerarquía eclesiástica", asevera Angelita García, del grupo de Cristianos de Base de Gijón. En ese contexto, ¿merma la credibilidad de la institución el problema de la pederastia? Los miembros del Foro coinciden en que "el problema no es el mal en sí mismo sino la consencuencia del mal" y, por la distribución actual de la jerarquía de la Iglesia, se impide a las féminas estar en igualdad de derechos.

"La pregunta que debemos hacernos es si sigue siendo necesaria esa jerarquía y si está realizando la función que debe cumplir", sostiene Vilabrille, quien celebra que en el último foro convocado por el Papa Francisco, la presidenta de la Unión Internacional de las Superioras Generales hubiera expresado su "tristeza e indignación" por "las formas de abuso que prevalecen en la iglesia" y mantienen relegada a la mujer. "Las Carmelitas Samaritanas exigen plena igualdad a los curas en la Iglesia y poder votar en los sínodos", apuntan desde el Foro antes de asegurar que lo que se está encontrando el pontífice es "el peso de 17 siglos y tradiciones inamovibles". Ante esa realidad, ¿existe alguna posibilidad encuentro con teorías feministas? "Por supuesto", dice Castaño, "pero el problema es más amplio, de la mujer en la sociedad, en el trabajo, en las leyes, en la familia, en todo el entramado social y como cristianos apoyamos que todo eso cambie. Asumimos plenamente las reivindicaciones del 8 de marzo".

Vilabrille recuerda que Jesucristo fue "rupturista" manifestando primero su resurrección a mujeres. "Ellas fueron las primeras protagonistas mientras ellos le abandonaron durante el proceso de condena a muerte. Es inconcebible que en la Iglesia se mantenga un machismo tan radical y tremendo que se contradice con los hechos y las palabras de Jesucristo en el Evangelio. La iglesia tiene que cambiar si quiere ser un poco coherente", sugiere Vilabrille. Este 8 de marzo, el Foro Gaspar García Laviana realiza una llamada "a tomar la opción preferencial por las mujeres y las niñas por ser las más pobres entre los pobres. El 70% de los más pobres que hay en este mundo son mujeres y niñas", concluyen.

Compartir el artículo

stats