Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JESÚS KOCINA | Presidente del Club Hípico Astur

"El Chas para mí es un hobby; lo cogí en liquidación, se cerraba, y lo saqué adelante"

"Mantener un caballo cuesta entre seiscientos y setecientos euros al mes; es un sueldo, y no hay mucha gente que esté dispuesta a gastarlo"

Jesús Kocina, a las puertas del Club Hípico Astur.

Jesús Kocina, a las puertas del Club Hípico Astur. ÁNGEL GONZÁLEZ

- Defínase, por favor.

-Me acusan de no ser positivo. Soy realista, puesto que el realismo no es demasiado positivo. No manifiesto los momentos buenos, por la educación que me dieron mis padres. Pero por dentro, como todo el mundo, tengo mis momentos buenos y malos. De todas maneras vivimos tiempos vacíos, cuando era más joven se hablaba de escala de valores y ahora han desaparecido los valores y la escala.

- ¿Cómo fue su infancia?

-Muy feliz, pero la felicidad es un tema subjetivo.

- ¿Y su formación?

-Hice el Bachiller en el Instituto Jovellanos y la carrera de Medicina en la Universidad de Oviedo. Soy médico por obligación; mi padre quería tener un hijo con su profesión y yo era el pequeño. Fuimos tres hermanos; el mayor falleció. Trabajé veinticinco años en la medicina social y privada, pero ahora soy empresario; era mi vocación.

- ¿A qué se dedica su empresa?

-Primero empecé en una mezcla entre la medicina y lo social, que son los centros geriátricos, y he tenido muchos en toda España. Hace unos años lo vendí todo a un fondo y ahora empecé otra vez, y estoy metido en proyectos grandes, de geriatría, más como gestor. No soy de comprar ladrillos, mi trabajo consiste en tareas de gestión de la tercera edad y la discapacidad. Yo creo que encontré un punto de equilibrio entre la medicina y el empresariado. Me desarrollé de esa manera.

- ¿Está casado?

-Sí, por segunda vez. Tengo dos hijas anteriores, la mayor trabaja conmigo en la empresa y la segunda está estudiando en Estados Unidos.

- ¿Cómo se metió en este lío?

-¿En el Chas?

- Sí.

-Bueno, porque tengo caballos y jinetes, y me dedico a la competición. Tengo una finca con una instalación buena, y estoy muy ligado al mundo ecuestre. El Chas es lo que nos queda en Asturias, después de que haya cerrado El Asturcón, que estaba en Oviedo. Tengo muchas inversiones en caballos.

- Se habló de que lo comprara el Grupo Covadonga?

-Sí, estuve sentado muchas veces con Antonio Corripio y no aceptaron. Hay socios que dicen que yo no quise, aunque el mayor interesado fui yo, pero no fue posible. El Chas para mí es un hobby, y yo lo cogí en liquidación y lo saqué adelante. Se cerraba y estoy muy contento de haberlo conseguido. Me preocupaba la masa social.

- ¿Cómo lo consiguió?

-Firmamos un acuerdo con la empresa Metropolitan, que es una entidad muy seria. Van a hacer una piscina en el exterior y varias pistas de pádel, y nosotros nos reservamos para la hípica y el tiro. Ya empezaron las obras.

- ¿Usted monta?

-Sí, paseo, pero no salto.

- ¿Cuántos socios tiene el Chas?

-En torno a seiscientos. Yo espero que crezca. Los que montan a caballo no pasan de cincuenta, el dinero cambió de mano y además es caro. Mantener un caballo cuesta unos seiscientos o setecientos euros al mes. Es un sueldo, y no hay muchos que lo gasten.

- ¿Tiene alguna implicación política?

-Sí, soy socio del Sporting.

- ¿Cuándo fue su peor momento?

-Mi hermano mayor se mató en un accidente de coche. Tenía 58 años. Fue para mis padres un disgusto enorme. Y a mí se me murió un hijo de 4 años ahogado en la piscina de casa. Lo saqué del agua yo y logré reanimarlo, pero entró en coma y falleció. Es un dolor que llevo colgado como una cicatriz que a veces duele.

- ¿Su separación la habrá provocado esa tragedia?

-Es posible, seguro que sí.

- Tiene usted un color de yate... ¿Cómo lo consigue?

-Cuando hace buen tiempo me levanto de madrugada y voy a correr por la playa. A veces me preguntan que si es de Marbella, y yo digo que no, que es de la playa de San Lorenzo.

- ¿Qué aficiones tiene?

-Me gusta mucho viajar.

- Francia es una potencia en hípica?

-Sí, incluso tienen una carrera que se llama Ciencias Ecuestres. Cuidan mucho a los caballos y tienen equipos muy buenos.

- ¿Qué le preocupa actualmente?

-Que voy a cumplir 60 años. Mi madre me dice que estoy en la mejor edad, y yo le contesto que no, que esos serán los 30.

Compartir el artículo

stats