Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cita contra el machismo

El juez Campo: "Las chicas de hoy valoran que sus novios sean celosos y les controlen el móvil"

La Confederación por el Mejor Interés de la Infancia trae a Gijón una obra de teatro para educar y concienciar a los jóvenes contra la violencia de género

Gerardo Rodríguez-Acosta (a la izquierda) y Ángel Campo, ante la fuente de Pelayo.

Gerardo Rodríguez-Acosta (a la izquierda) y Ángel Campo, ante la fuente de Pelayo. JUAN PLAZA

"Provoca mucha desazón ver que las chicas de hoy valoren mucho que los novios sean celosos, que les controlen el móvil y les digan dónde tienen que estar o dónde pueden ir; eso es violencia y ellas lo identifican con el amor". Así es la terrible realidad que perciben los jueces, abogados y demás profesionales que integran la Confederación Española por el Mejor Interés de la Infancia y la Adolescencia (CEMIN), presidida por el abogado especialista en Derecho de familia Gerardo Rodríguez-Acosta (Madrid, 1957) y vicepresidida por el magistrado de la sección 24 de la Audiencia Provincial de Madrid Ángel Campo (Oviedo, 1960). Es por ello que desde hace años vienen apostando por desarrollar múltiples iniciativas enfocadas a educar a los más pequeños en temáticas variadas como el bullying, la violencia filo parental, los problemas alimenticios o las adicciones, entre otros. Ahora, llegan a Gijón con una obra de teatro, "Tú serás mi reina", que se representará en el recinto ferial hoy martes y el miércoles, ambos días a las 16 horas, para que los jóvenes identifiquen comportamientos injustificables.

La receta que proponen desde Cemin -representada en Asturias por Borja Álvarez- se fundamenta en la prevención antes que en la represión. "Hay que empezar por ahí, si nos limitamos solo a sancionar? se deben utilizar mecanismos alternativos como concienciar y educar", explica Rodríguez-Acosta. ¿Por qué esta obra de teatro? "Llegar aquí surge del neomachismo; ahora, está presente que muchas chicas se dejen deslumbrar por vivir maravillosamente mantenidas por un señor", expone el letrado. "Nos sorprende que esto se esté volviendo a producir, con toda la concienciación que se intenta hacer desde hace generaciones", añade.

Ante este escenario, dos actores profesionales representarán "Tú serás mi reina", una obra en la que ambos desarrollan el rol de novios al salir a escena. Luego se casan. Todo parece ser idílico, pero pronto, el marido comienza a desarrollar comportamientos machistas con su mujer maquillados bajo un velo de generosidad. A partir de ahí todo se desarrolla. Con estos mimbres, la idea es que "tanto los chicos como las chicas puedan ver que cuando te lo ofrecen todo eso conlleva un coste; deberán ver qué comportamientos están mal y que si ellos fuesen los protagonistas qué harían en su situación", relata Gerardo Rodríguez-Acosta. Es por ello que, tras la obra, habrá un pequeño debate dirigido para poner en común las conclusiones a las que han llegado los jóvenes.

Apostar por la educación para evitar malos comportamientos requiere trabajo y constancia. Son conscientes desde esta confederación que el machismo "no desaparece en una generación; ni en dos. Requiere tiempo porque está metido en la sangre", expone Rodríguez-Acosta, que recuerda que "hace nada las mujeres necesitaban autorización del hombre para disponer de su propio dinero privativo; y eso está ahí, a la vuelta de la esquina". A eso se suman los casos en gente joven.

Una de las causas, advierten, es que "no se invierte en prevención". "Los casos de violencia no surgen por generación espontánea; no se pasa de la paz y tranquilidad familiar en una casa a la violencia absoluta", expone el magistrado Ángel Campos. "Siempre es más fácil poner soluciones desde el principio y no al final cuando todo es irrecuperable; apostar por el diálogo, la mediación, saber el conflicto, trabajar con la unidad familiar y buscar soluciones de inicio", receta Campos. "Si todo eso falla, bueno, ya llegarán las sanciones", reflexiona.

En breves, además, propondrán al Principado otra iniciativa para combatir el bullying, desarrollada ya con éxito en otras ciudades españolas. En este caso, son los propios jóvenes quienes asumen todos los roles de un juicio para examinar un supuesto caso de violencia escolar.

Compartir el artículo

stats