Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tesis de la huella de edificios como el de Veranes en el Prerrománico gana peso

"El arte asturiano sigue lo que hay, que es arquitectura tardorromana", afirma Paloma García al presentar el nuevo ciclo de arqueología gijonesa

Por la izquierda, Paloma García, Judith García y Montserrat López, ayer.

Por la izquierda, Paloma García, Judith García y Montserrat López, ayer. MARCOS LEÓN

Construcciones tardorromanas como las que se conservan en la villa de Veranes, en Gijón, dejaron huella e influyeron en el arte asturiano o prerrománico. Una tesis que gana peso y se afianza conforme avanzan y se evalúan las excavaciones y estudios de la romanización gijonesa, iniciados a finales del siglo pasado por investigadores como la doctora en Arqueología y catedrática Carmen Fernández Ochoa, entre otros.

Un planteamiento que defendió ayer con énfasis Paloma García, directora de los museos arqueológicos de Gijón. A su juicio, y más allá de la singularidad del prerrománico asturiano (arte que se desarrolló en el Reino de Asturias entre finales del siglo VIII y principios del X) o del influjo bizantino, hay un evidente rastro de esas construcciones tardorromanas. Una huella que se puede rastrear fundamentalmente desde los elementos funcionales o constructivos. "El arte asturiano sigue lo que hay, lo que se puede ver en el paisaje, y lo que hay es arquitectura tardorromana", afirmó. Y más: "Es lo que ven y lo copian".

Las investigaciones en la villa romana de Veranes han contribuido a modelar esta nueva visión sobre el prerrománico asturiano, pero también un hallazgo reciente: el pozo-depósito de agua encontrado en el antiguo edificio de Tabacalera en el barrio gijonés de Cimavilla. Paloma García defendió ayer, además, otra opinión: "Posiblemente la primitiva iglesia de San Pedro se hizo utilizando edificaciones del complejo termal romano de Campo Valdés".

Paloma García dio estas explicaciones en la presentación del V Coloquio Internacional de Arqueología de Gijón, que se celebrará del 2 al 4 del próximo mes de abril. Una cita, incluida dentro del programa de divulgación científica "Gijón Con-Ciencia". que se dedicará a debatir sobre la captación y almacenamiento de agua en época romana. Este encuentro, cuyas conferencias inaugurales pronunciarán Evelyne Bukowiecki y Antonio Mateo, bajo la presidencia de Fernández Ochoa, incluye precisamente una disertación de Lorenzo Arias, de la Universidad de Oviedo, sobre el depósito de agua de Santa María del Naranco, en Oviedo, y sus "connotaciones" (la expresión es de Paloma García) con el depósito tardorromano descubierto en Cimavilla. La primera de las cuatro sesiones se dedicará a la gestión y control del agua en época romana, para continuar con la captación y almacenamiento del agua, la arqueología del agua en Asturias y en noroeste peninsular y la energía del agua. La romanización gijonesa centrará la anunciada exposición prevista para el próximo verano en el recinto "Luis Adaro". Y dentro de "Gijón Con-Ciencia" se celebrarán en septiembre las Segundas Jornadas de Arqueología. Pondrán el foco en la llegada de los romanos al territorio de los ástures.

Compartir el artículo

stats