La defensa del empleo que generan grandes industrias de tanta presencia en Gijón como Arcelor o en grave situación como Alcoa llevaron ayer a los ediles de los seis grupos municipales -Foro, PSOE, Xixón Sí Puede, PP, IU y Ciudadanos- a consensuar el texto de una declaración institucional a favor de un estatuto de la industria electrointesiva y una transición energética más justa. Una propuesta inicial de Izquierda Unida que se fue matizando para poder contentar a todos y conseguir la unanimidad.

El acuerdo se organiza en cinco puntos, que incluyen desde la solicitud de varios ajustes en el estatuto de los consumidores electrointensivos a la petición de que el nuevo gobierno que salga de las elecciones generales inicie una reforma en profundidad del sector eléctrico y un modelo de transición energética gradual. Además, se pide defender en el seno de la Unión Europea la aplicación del "arancel ambiental" para hacer competitivas las empresas españolas.

Tras dar su apoyo a la declaración institucional, Mario Suárez del Fueyo leyó una especie de voto particular de Xixón Sí Puede para que constaran en acta varias propuestas de su organización política, incluyendo habilitar dentro de la SEPI un fondo para recuperar la participación pública en Alcoa.

El portavoz socialista José María Pérez también pidió la palabra para felicitar a la Corporación por haber alcanzado un consenso en favor de un acuerdo "que seguro que no nos deja plenamente satisfecho a ningún grupo pero que supone que enviemos entre todos un mensaje claro y rotundo".