El paralizado proceso de negociación del convenio en la Empresa Municipal de Aguas (EMA) enfrentó a Alex Zapico y Ana Braña. El edil de Podemos denunció que el gerente de la empresa había amenazado a los trabajadores y pidió que se le cesara. La concejala forista, y presidenta de la empresa, rechazó esa acusación y cargó contra los únicos que no quieren ese convenio. "Usipa y CSI, el sindicato donde creo que usted milita", le espetó Braña a Zapico. "Yo no milito en la CSI", le contestó seco el concejal.