Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un sector al alza dentro de la economía local

La Universidad se convierte en uno de los pilares de las empresas del "Gijón azul"

El negocio de las algas y el control de la contaminación marina, primeros planes de un sector ligado a la transformación del viejo astillero de Naval

El proyecto de Gijón Impulsa para los terrenos de Naval Gijón

El proyecto de Gijón Impulsa para los terrenos de Naval Gijón G. I.

La Universidad de Oviedo, uno de los puntales en la extensión de la cultura, la formación y el desarrollo científico en la región, se ha convertido también en uno de los pilares del proyecto de la ciudad de Gijón para embarcarse en la economía azul. Las primeras iniciativas que llevan el sello de este sector, llamado a ser uno de los motores de la economía de la ciudad, tienen su origen en la institución académica.

Covadonga García, tecnológa de Asincar, hablaba esta semana en la sede de Quinta la Vega -uno de los enclaves empresariales de Gijón Impulsa que se perfila como referente en el nuevo nicho de mercado de la economía azul- sobre el aprovechamiento de los recursos naturales de la costa asturiana a partir de las algas. La experta realizó una amplio repaso sobre la función ecológica de estos organismos, sus propiedades y usos culinarios. No es la única propuesta al respecto. La startup biotecnológica radicada en el polígono de Lloreda, Neoalgae, con proyectos en el ámbito de la cosmética, la alimentación, los piensos y la acuarología, nació en el año 2012 con el objetivo de llenar la brecha que existe entre la escala de laboratorio y los procesos industriales en el campo de las aplicaciones de las microalgas. Cuentan con tres divisiones interconectadas: la tecnológica, la de producción e I + D. La Universidad de Oviedo y la Escuela de Acuicultura de Mutriku fueron algunos de sus primeros respaldos. Parte del trabajo de Neoalgae está presente en las cocinas de chefs de alto nivel pero es bastante desconocido para el gran bajo por la protección industrial que implica.

A la institución académica también le debe mucho la empresa Walden Medical, asentada en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón, presente en el evento Impulsa Summit el pasado diciembre como beneficiaria de las plataformas de desarrollo empresarial, que cuenta entre sus últimas iniciativas con un vehículo marino no tripulado para la limpieza y control medioambiental del agua. Walden cuenta con colaboraciones con la Universidad de Oviedo a través de la Facultad de Medicina y la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón. A Symbiois, también afincada en el área empresarial de Cabueñes, le correspondió presentar en el mismo evento que a Walden su barrera de absorción de residuos marinos. Y la empresa Táctica, igualmente del Parque Tecnológico, daba a conocer esta semana su proyecto para la obtención de un kit de detección rápida de toxinas en el pescado. Lo lograron de la mano del grupo de investigación Lablink de la Universidad de Oviedo y Asincar. Y para llevarlo adelante han recibido una ayuda dentro del Programa Plataformas de Desarrollo Empresarial de la convocatoria de Incentivos Impulsa que otorga el Ayuntamiento de Gijón.

Los suyos son solo algunos ejemplos de la actividad generada en torno a la economía azul en el municipio y que se ha presentado esta mismas semana como iniciativa municipal. El proyecto que dio a conocer Gijón Impulsa, basándose en un estudio realizado por la consultora Nuve, incluye la regeneración de los antiguos terrenos de Naval Gijón -la parcela utilizada actualmente para celebrar la "Semana negra", entre el taller de Duro Felguera y los actuales astilleros de Armón- para dar vida a un espacio para empresas de la economía azul. Para ello, se proyecta la construcción de dos o tres edificios de oficinas con forma de barco, de tres alturas, y cercanas al mar, ideadas esencialmente para empresas relacionadas con este sector económico basado en el aprovechamiento de los recursos marinos en toda su extensión. Para evitar que se alejen de la costa, la propuesta sobre la mesa recoge cambiar el sistema de viales actuales para colocarlo pegado al interior de la parcela.

Otra de las grandes novedades es la decisión de mantener el gran dique seco. Por encima se construirá una pasarela que unirá las dos zonas de la parcela. En ese dique se podrán realizar desde actividades deportivas a otras de investigación. Precisamente, las otras dos grandes patas del proyecto. En el ámbito de la I+D se abre la puerta a crear, en el edificio protegido que conformaba el astillero de Naval Gijón, un gran Campus del Mar, con multitud de aulas y espacios abiertos. De esa iniciativa se comenzó a hablar semanas atrás e implica al centro de Formación Profesional del Mar, al centro de seguridad marítima "Jovellanos" de Veranes y la Universidad de Oviedo, a través de la Escuela de Marina.

Compartir el artículo

stats