Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mejoran los resultados en las carreras técnicas, donde caen las tasas de abandono

La duración media de los estudios de doctorado es más baja en las ingenierías: 3,3 años frente a los cinco de Ciencias Sociales y Jurídicas

Uno de los últimos actos de despedida a los ingenieros de la Politécnica de Gijón.

Uno de los últimos actos de despedida a los ingenieros de la Politécnica de Gijón. ÁNGEL GONZÁLEZ

Tradicionalmente, los alumnos de la rama tecnológica de la Universidad de Oviedo eran quienes aglutinaban las tasas de suspensos más elevadas frente a los de Ciencias de la Salud y otras ramas de conocimiento pero la tendencia se ha frenado y el último informe del Comité de Calidad presentado por el vicerrectorado de Acción Transversal y Cooperación con la Empresa revela que "decrecen las tasas de abandono en las ingenierías", principalmente entre los grupos de nuevo ingreso. No en vano, las tasas de rendimiento y éxito, que responden a la relación entre los créditos aprobados respecto a los que se habían matriculado, se han estabilizado en los tres últimos cursos, según el Rectorado, situándose en el indicador de rendimiento en el último año académico del que existe registro en el 75%, también para Ingeniería.

El asunto se sigue con especial atención desde el campus gijonés que aglutina buena parte del alumnado y estudios técnicos de la Universidad de Oviedo. La percepción generalizada es que, efectivamente, se trata de estudios especialmente arduos. Y quienes apostaron por ellos lo hicieron, en la mayor parte de los casos, guiados por un alto componente vocacional que les sirve de acicate a la hora de ponerse a estudiar y que les confiere una motivación extra para enfrentarse con más ahínco a los contenidos de las ingenierías. En la Escuela Politécnica destacan que pese al abandono inicial que presentan los estudios de ingeniería -en buena parte de los grados son comunes los dos primeros cursos, lo que hace posible el cambio de estudios en esa etapa- los que acaban "son muy buenos", esto es, sus resultados poco tienen que ver con las tasas de suspensos registradas en los primeros cursos. Se evidencia en los estudios de posgrado: cuando los ingenieros realizan un programa de doctorado a tiempo completo, la duración media de los estudios es más baja que en otras ramas de conocimiento, 3,3 años frente a los 5 de Ciencias Sociales.

No obstante, en el capítulo de rendimiento académico el Comité de Calidad de la Universidad de Oviedo aconseja realizar un análisis más en profundidad para la implantación de una tasa que valore el cambio de titulación de un estudiante de la Universidad de Oviedo, además de sistematizar el análisis de asignaturas con "inapropiados resultados de rendimiento académico" en algunos títulos. Preocupa en el Rectorado la tasa de eficiencia, que lleva una tendencia decreciente en el ámbito de Humanidades en los últimos cursos.

La principal diferencia con las ingenierías es que éstas requieren, por norma general, de una importante base matemática: si el alumno llega justo en esa materia es difícil que culmine los estudios con éxito. Se da, además, una mayor fluctuación de alumnos puesto que, quienes abandonan no es que dejen la Universidad, si no que, en ocasiones, prueban suerte en otros grados de la misma rama, algo que no sucede tanto en Ciencias de la Salud. Los datos demuestran, asimismo, que los universitarios que accedieron a titulaciones con mayor nota de corte son los que alcanzan también un mayor porcentaje de créditos aprobados.

Por otro lado, hay dos grados en los que no se registraron abandonos. Es el caso de los grados dobles en Derecho y Administración y Dirección de Empresas o Matemáticas y Física.

Compartir el artículo

stats