29 de julio de 2019
29.07.2019

La experiencia de hacer comunidad

La antigua casa rectoral de la parroquia de San Pedro acoge una residencia de la tercera edad creada en 1984 por Don Boni

29.07.2019 | 02:42

Gran chalet de estilo indiano con más de cien años de historia junto a la playa de San Lorenzo. Podría ser el anuncio de venta de una gran propiedad inmobiliaria, pero se trata en realidad de la descripción de la Residencia Parroquial de Ancianos de San Pedro, una de las obras sociales que la iglesia tiene en la ciudad.

Una institución que abrió sus puertas en el año 1984, de la mano del por entonces párroco de San Pedro, Bonifacio Sánchez, por todos conocido como "Don Boni". Fue suya la decisión de crear, en la que fuera la casa rectoral de la parroquia, una residencia para acoger a los mayores del barrio. Feligreses que, entrada la tercera edad, buscaban un lugar donde vivir junto a quienes tanto tiempo fueron compañeros de banco y eucaristía. El edificio, construido por Eutiquio García-Sala, data de primeros del siglo pasado, con lo que Don Boni se encargó de realizar las pertinentes reformas.

"Muchos necesitaban un lugar donde ser acogidos", recuerda el actual titular de la primera parroquia gijonesa -fechada como mínimo en el siglo XIV-, Javier Gómez Cuesta, encargado de seguir con el legado de Don Boni. El párroco remarca que este centro "forma parte de la obra social de la iglesia".

Hoy en día son alrededor de medio centenar las personas que allí se alojan, en habitaciones dobles e individuales. No son los únicos servicios que oferta el centro. Cuenta con 17 geriatras y comedor propio. "Nada de catering", remarca Gómez Cuesta. Los mayores acuden a clases y actividades de ocio de mano de las trabajadoras y los voluntarios que cada fin de semana acuden a echar una mano en el centro. "Merecen la medalla de Alfonso X El Sabio", enfatiza el párroco, "llevan muchos años ayudando y es muy de agradecer". A ellos se suman también personas que, para conmutar su condena, realizan labores sociales.

La mayoría de quienes allí se alojan, alrededor de un 70%, son personas del barrio, "de Cimavilla de siempre, de familia de pescadores o trabajadores del puerto", y hasta un 85% son mujeres. Ellos costean casi la totalidad del monto de su ingreso y el resto, alrededor de un 20%, corre a cargo de la parroquia. "Son personas de temperamento abierto", explica Gómez Cuesta, "aquí están bien cuidados y también tienen muchos entretenimientos para mantenerse hábiles". No en vano, son personas mayores, "casi todos de más de 90 años y, alguno, de más de cien".

"Es un proyecto que ayuda a hacer comunidad en el barrio y en la parroquia", resume Gómez Cuesta con orgullo. Una "obra social" que la parroquia de San Pedro suma a otras, como una escuela infantil en Castiello o una gran finca con instalaciones deportivas "para que las familias puedan pasar el día con los más pequeños", concluye el párroco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad