30 de julio de 2019
30.07.2019

Un conductor huye de la Policía sin luces, en sentido contrario y a 130 km/h

El joven, detenido tras una vertiginosa persecución nocturna en pleno centro de la ciudad, casi choca contra dos vehículos

30.07.2019 | 02:57

Un joven de 23 años protagonizó en la madrugada del pasado sábado una vertiginosa persecución policial por pleno centro de Gijón, con las luces apagadas y alcanzando en algunos tramos los 130 kilómetros por hora. También circuló por varias calles en sentido contrario y opuso resistencia al ser detenido, así que se enfrenta a presuntos delitos contra la seguridad vial, conducción temeraria y resistencia a la autoridad.

El varón responde a las iniciales S. C. M. y es vecino de Villaviciosa, según el parte de la Policía Local de Gijón. Fue interceptado a las 5.00 horas de la madrugada, cuando el joven iba a cruzarse de frente con una patrulla de agentes en la Avenida del Llano y, para evitarlo, "dio súbitamente un frenazo e inició una rápida maniobra marcha atrás". Después, salió "derrapando en dirección al centro de la ciudad".

Fue entonces cuando se dio inicio a la caótica persecución. El joven no tuvo reparos en adentrarse en varias calles con dirección prohibida, saltarse varios semáforos en rojo y superar, en algunos tramos, los 130 kilómetros por hora (al estar en entorno urbano el límite sería 50) para tratar de dejar atrás a los agentes. La velocidad alcanzada, siempre según la policía, le hizo estar apunto de colisionar contra otros dos vehículos en el entronque de la calle Hermanos Felgueroso con la de Ramón y Cajal, entre otros incidentes.

Su huida continuó por otro puñado de calles como Manuel Junquera, Esperanto y Corín Tellado, en dirección a Albert Einstein. Acabó enfilando la avenida del Jardín Botánico, bastante más amplia que las anteriores vías citadas. Fue entonces cuando el joven se atrevió a apagar las luces en plena madrugada para evitar ser visto por los agentes, que le acabaron interceptando a la altura del Camping de Deva. Allí cometió su gran error: adentrarse en un camino de tierra, lo que le hizo perder bastante velocidad. La patrulla de agentes pudo colocarse a su altura y logró sacarle del camino con su propio vehículo.

Al verse obligado a bajarse de su Peugeot 307, el joven trató de impedir su detención una última vez, oponiendo resistencia. Fue reducido, pero el intento hizo que a los supuestos delitos contra la seguridad y conducción temeraria a los que se enfrentaba se sumase entonces un tercero, el de resistencia a la autoridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad