15 de agosto de 2019
15.08.2019
Feria Taurina de Begoña

Triunfo arrollador de Álvaro Lorenzo

El torero toledano se gana la sustitución de "El Fandi" esta tarde tras un éxito rotundo al cortar cuatro orejas a una seria y notable corrida de La Quinta, con dos toros extraordinarios

15.08.2019 | 01:32
Triunfo arrollador de Álvaro Lorenzo

La expectación por el regreso de los toros de La Quinta fue saciada en forma de clase y bravura con un encierro serio, bien presentado y con hasta cuatro toros con opciones que catapultó hacia el triunfo a Álvaro Lorenzo al cortar cuatro orejas y ganarse el puesto que ha dejado vacante "El Fandi" tras sufrir una rotura de fibras este lunes en Huesca. Los animales de la familia Martínez Conradi y el diestro toledano ofrecieron ayer un recital de toreo en el que David Galván y Juan Ortega, que cortó una oreja, no terminaron de encontrarse cómodos con sus oponentes.

Ya en los corrales, por la mañana, las cuadrillas advertían que Álvaro Lorenzo se había llevado el lote de la tarde. Todos peleaban porque en el sorteo les tocasen "Velero" y "Aceloro", que al final enlotaron juntos. Perplejo es poco. No se equivocaron, si bueno fue el sexto, extraordinario resultó el tercero, uno de los toros de la feria. De muchas ferias. "Velero" se encontró en su imponente salida el suave capote de Álvaro Lorenzo, que meció su embestida ganándole terreno con verónicas de mano baja y mucho empaque hasta rematar en el mismo centro del ruedo con dos medias y una larga. Mejor aún fue el quite, por el mismo palo pero mayor gusto. De revolución la media verónica.

La espléndida acometida de "Velero" se dejó sentir en el meritorio tercio de banderillas que obligó a desmonterarse y saludar una ovación a Rafael González y Alberto Zayas. Fue el preludio perfecto para la borrachera de toreo en la sinfonía que ofrecieron ayer Álvaro Lorenzo y el bonito cárdeno salpicado de La Quinta. El diestro toledano citó siempre en largo, aprovechando la prontitud y bravura que desprendía el toro en su entregada embestida. Lorenzo supo canalizar ese torrente de clase que emanaba de "Velero" en una muleta que arrastró siempre los vuelos por la arena y en la que hubo mucho mando y decisión. Si empaque tuvo la primera tanda por el derecho, con la segunda llegó la revolución. Un binomio que se entendió y acopló a la perfección. Todo fue en el centro del ruedo, donde los bravos embisten. Por el pitón izquierdo, dos soberbias tandas al natural elevaron de tono la obra. El uno hizo mejor al otro. Las arrebatadas luquesinas de cierre, tirando la ayuda y cambiándose la muleta por la espalda de una mano a otra, fueron el broche dorado a una arrolladora labor. Ni la estocada trasera y tendida pudo evitar las dos orejas incontestables.

Otro par de orejas sumó en el sexto, un precioso toro de La Quinta, cárdeno claro y de amejicanada estampa que tuvo pelea de bravo en el caballo de Francisco Javier Sánchez. Allí, en el peto, tanto empujó que se dañó la vaina del pitón. En banderillas, José Ignacio Rodríguez "El Puchi" se dio un golpetazo tremendo contra las tablas tras clavar los garapullos que le llevaron a la enfermería sin mayores consecuencias. Lorenzo, ya con la muleta, volvió a irse al centro del ruedo para dejar tandas con ligazón por el pitón derecho. Cargadas de temple mientras acompañaba el pasodoble "Nerva". (PD: Dejen de pedir música en cada toro, que ya tocan bastante). El de La Quinta reponía por el izquierdo y Lorenzo volvió a lo seguro para torear de nuevo a placer por el pitón derecho del encastado animal. Enterró la tizona hasta los gavilanes y asomaron de nuevo los dos pañuelos. La algarabía en los tendidos, que esta tarde podrán volver a ver a Álvaro Lorenzo.

Personalidad

La otra oreja del festejo la cortó el debutante Juan Ortega, que desprende torería y al menos tiene personalidad. Propone algo distinto. Todo ocurrió en su segundo, un gran ejemplar de La Quinta ovacionado de salida que tuvo mucha calidad en su embestida, pero escasas fuerzas. Lo saludó bonito a la verónica, con una media de cartel. El toro recibió una gran vara del picador Juan Pablo Molina y salió del segundo tercio con renqueante embestida. Nada ayudó el exceso de capotazos ni tampoco el pronto sometimiento por abajo del inicio de faena. Juan Ortega citó de frente, dando el pecho y con mucha verdad en cada envite para dejar varios naturales sueltos, largos y profundos que dejaron huella de su buen concepto. Quizás, más hacia los medios, el toro hubiese repetido con mayor codicia y la conjunción hubiese adquirido un mayor nivel. Una estocada certera en el rincón de Ordóñez llenó la plaza de pañuelos.

Historia distinta fue en el quinto. Un toro con mayores complicaciones que recibió dos puyazos y al que también pegaron excesivos pases la cuadrilla. Ni uno bueno. Todos estériles. Así las cosas, Juan Ortega no se encontró cómo en ningún momento ante el animal, de embestida gazapona y más áspera que sus hermanos, y solventó de varios pinchazos la papeleta con el menos potable del encierro.

Poca fortuna en el sorteo tuvo también David Galván. Su primer toro en Gijón no tuvo mala condición, pero sí le costó un mundo humillar y algo más de empuje al tomar los vuelos. El torero gaditano le dio tiempo, media altura y espacio entre tandas a su oponente para así robarle una estimable tanda en redondo. Un pinchazo hondo al encuentro y tres golpes de verduguillo disiparon la opción de tocar pelo que se atisbaba tras los ayudados por alto con los que epilogó la faena. Al cuarto tardó en verle el pitón izquierdo, más potable pero sin exageraciones, y en ningún momento llegó a calar la faena, en la que unos molinetes de rodillas parecieron despertar al público. Fue un espejismo. Cuando cerró con ajustadas y meritorias bernadinas ya era tarde. Una ovación premió su entrega.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad