16 de agosto de 2019
16.08.2019

Begoña reza por un Gijón solidario y justo

16.08.2019 | 00:40

Ya era cerca de la una de la tarde cuando Monseñor Braulio Sáez, obispo emérito de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), y Fidel García, párroco de Nuestra Señora de Begoña, se colocaban delante del altar del templo gijonés para ir recibiendo, una a una, las ofrendas que en representación de los fieles les entregaron miembros del grupo folklórico "Xiringüelu": una bandera con el escudo y los colores rojo y blanco de la ciudad para reivindicar la identidad de Gijón, una gran foto con una vista aérea desde la que tener presentes los barrios y en ellos a quienes sufren el desempleo o se ven obligados a emigrar, pan y vino como símbolo de todas las familias que habitan los hogares gijoneses, un gran ramo de flores y un baile asturiano. A los pies de la Virgen quedaron los presentes.

Fue uno de los momentos más emotivos de la tradicional misa con la que los padres carmelitas de Gijón festejan cada 15 de agosto a su patrona, la Virgen de Begoña, y, de paso, comparten con todo Gijón el día grande de sus fiestas. Es la más destacada cita religiosa en una jornada donde la danza prima y el restallón se convierten en la estela festiva de la popular y multitudinaria noche de los fuegos. Y el lugar donde se ruega a Dios porque Gijón "sea una ciudad justa, fraternal, solidaria y abierta. Una ciudad de corazón universal, orgullo de quienes en ella viven y de quienes nos visitan" y porque sus vecinos tengan "relaciones de cordialidad y solidaridad".

En las primeras filas del templo se sentaron varios miembros de la Corporación y, entre otros, el comisario jefe de la Policía Nacional en Gijón, Dámaso Colunga y el teniente coronel de la Guardia Civil, Francisco Javier Puerta. La representación municipal incluyó a los concejales Asunción Simal (Ciudadanos), Jesús Martínez Salvador y Ana Braña (Foro), Alberto López-Asenjo, Ángeles Fernández-Ahúja y Ángela Pumariega (PP) y Eladio de la Concha y Laura Hurlé (Vox). No hubo presencia de los grupos municipales de la izquierda, como ha venido ocurriendo en los últimos años.

Sin la nueva regidora

Tampoco estuvo Ana González en su primera Semana Grande al frente del Ayuntamiento de Gijón. La socialista ya anunció al llegar a la Alcaldía que no iría como Alcaldesa de Gijón a ninguna ceremonia religiosa de ninguna confesión. Cumplió su palabra el día de San Pedro al no asistir a la bendición de las aguas. Y ayer hizo lo propio en el acto religioso formal del día de Begoña. Desde Alcaldía se disculpó la ausencia de la regidora en contestación a la invitación de los carmelitas.

El protagonismo entre los presentes se lo cedió la parroquia al carmelita Braulio Sáez, burgalés nacido en 1942 que fue ordenado sacerdote en 1968 y obispo en 1987. Tras un tiempo en Uruguay, decidió trasladarse a Bolivia, tierra a la que sigue vinculado como obispo emérito de la archidiócesis de Santa Cruz de la Sierra. En sus palabras de ayer en Gijón, monseñor Braulio hizo hincapié en la preocupación que le supone que "vivamos en un mundo sin memoria" y "la pérdida de la identidad como el gran pecado de hoy en la iglesia" y aseguró que "nos invade un gran desaliento ante asuntos escandalosos que afectan a personas consagradas, ante la ausencia de juventud entre las personas consagradas y ante la poca implicación que tienen los laicos en las cosas de Dios".

Pero frente a todo ello puso en valor el mensaje de esperanza que envía la madre de Dios - esa "María que espera en silencio, pero no en un silencio pasivo sino confiado"- y compartió con las decenas de fieles que abarrotaban el templo gijonés el mensaje que dejó escrito un joven judío de 22 años en una celda de la Varsovia ocupada por los nazis: "Creo en el sol aunque no luzca para mí, creo en el amor aunque esté rodeado de odio, creo en Dios a pesar de lo que veo". Fue también el orador invitado quien se encargó de recordar que el año que viene se cumplirán las bodas de oro de la parroquia de Nuestra Señora de Begoña.

Parroquia desde la que ayer salían hacia un paseo de Begoña lleno de animación los fieles entre aplausos, la música de la coral Costa Verde y el doble mensaje del párroco Fidel Gil: "¡Viva la Virgen de Begoña! ¡Puxa Xixón!".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Lo último Lo más leído