31 de agosto de 2019
31.08.2019

Un recuerdo para mi amigo Edmundo

31.08.2019 | 18:43
Un recuerdo para mi amigo Edmundo

Edmundo Pérez, fallecido ayer en Gijón tuvo siempre dos grandes cualidades: por una parte su profesionalidad demostrada durante años al impartir enseñanzas de Administración y Gestión, primero en la Escuela de Altos Estudios Mercantiles de Gijón y un tiempo más tarde en la Universidad Laboral, donde ejerció como Secretario del Rector que es el mismo que hoy suscribe este triste escrito lleno de tristeza y dolor y todo ello sin olvidar sus manifestaciones como escritor de novelas y libros, como el titulado "Narraciones cortas (Cuentos para todos)" que constituye un verdadero derroche de preocupación por los demás, cualquiera que sea su condición por las circunstancias de su vida.

Por otra parte, a lo que vamos a dedicar especialmente estas líneas, es a su real religiosidad en una época en que el valor de lo religioso y de "lo santo", se esfuma cada vez con más rapidez.

Edmundo fue un defensor de los que Lohfink, el jesuita alemán, llamó "Iglesia de contraste" a la que también se refirió Rahner poco antes de su muerte en una entrevista del "invierno de la Iglesia", cuando habló de la creación de comunidades, que no estén compuestas solo por gentes a disgusto con el mundo, sino por hombres con una convicción cristiana que dé ejemplo, lo que es tanto como decir, para que se pudiese calibrar la fe y autenticidad de nuestra fe confrontando nuestras actitudes, en cada momento del día, con el Sermón de la Montaña" (Martín Velasco)
Más de una vez denunció como un error transformar a los sacerdotes en "funcionarios" y destacó la necesidad de tener una especial sensibilidad y benevolencia con el prójimo.

Nuestro querido Edmundo comprobó que la transmisión del Cristianismo es fundamentalmente una forma de vida, según las palabras del "Libro de los Hechos".

Coincidió con el ya citado teólogo español y europeo, Martín Velasco en que la Iglesia no se ha de configurar como un poder fáctico, transformándola en una "pura plataforma de presencia". De lo que se trata, bien al contrario, es de crear instituciones para los olvidados, o víctimas de la sociedad actual, "cuyo único capital sea el amor a fondo perdido de quienes formen parte de ellas". Esto es lo que movía e impulsaba a Edmundo.

Nunca quiso, nuestro buen amigo, lo que se llamó una "Iglesia plausible", que se acomode a la realidad social, donde el culto de la personalidad y la autoridad indiscutible del jefe impidiese disponer de una sana independencia de juicio.
En materia religiosa, Edmundo, nunca ha silenciado lo que es esencial.

Descansa en paz mi querido amigo, compañero del alma, que Dios te tenga en la gloria con tu hermana Isabelita fallecida hace unos días, circunstancia que no llegaste nunca a conocer por no hacerte sufrir, una familia modelo, que hoy pena y por la que debes tú rezar. Besos para Covadonga, Edmundo, Covi y Adela a los que tanto te han querido y a los que tanto has amado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad