21 de septiembre de 2019
21.09.2019

Cuatro alumnos de diez en el Jovellanos

El centro hace entrega de las becas "Aurelio Menéndez-Mercedes García" a los estudiantes con el mejor expediente académico, el número más alto desde la institución del galardón

21.09.2019 | 02:54

Hay alumnos de diez en las notas del instituto y, a decir de sus propios compañeros, de matrícula de honor en lo personal. Cuatro jóvenes estudiantes del IES Jovellanos recibieron ayer el prestigioso galardón "Aurelio Menéndez-Mercedes García", que reconoce cada año la excelencia de los currículos en el centro: cuatro dieces redondos en el año en que mejores notas se han registrado entre los estudiantes del Jovellanos que, además de abrirles las puertas de la Universidad de par en par, han dejado un poso muy positivo también entre sus amigos.

Porque "los buenos resultados académicos dependen de muchas circunstancias, además del esfuerzo. También influye el entorno y las oportunidades de cada uno, pero nuestros compañeros se definen además por otras cosas: la empatía, el sentir los problemas de los demás como propios en una sociedad en la que la competencia lo rige todo". La glosa emocionada fue dedicada a las hermanas Inés y Lucía Vilanova (tienen una trilliza que se quedó con 9,8), a Hugo Jiménez y a Olaya Alonso, estudiantes brillantes de los que "estamos muy orgullosos, más allá de por sus notas, por sus valores humanos", apostilló Samuel Pis. Un compañero agradecido que quiso resaltar así la necesidad de "sobresalir también por la empatía". Y todo ello, como señaló su tutor, acompañado de "una buena dosis de sentido del humor para superar los momentos complicados del Bachillerato, que también los hubo".

Los cuatro estudiantes se repartirán 2.000 euros

Entre los cuatro estudiantes se repartirán los 2.000 euros con los que está dotado el premio, y que les permitirán seguir formándose cada uno en su rama. En el caso de Inés Vilanova, en un doble grado de Matemáticas y Física; en el de Lucía, en el de Organización Industrial en Madrid; Hugo Jiménez se ha decantado por el grado bilingüe de Química, y Olaya Alonso por la doble titulación de Economía y Relaciones Internacionales. Un camino universitario que han emprendido tras cursar el Bachillerato Internacional con un éxito rotundo para el que no hay más fórmulas que "la organización, la constancia y el esfuerzo".

Porque "es fundamental estudiar todos los días un poco, no dejar para mañana lo que puedas hacer hoy sino ir poco a poco, ser muy constante", recalca Olaya Alonso secundada por Hugo Jiménez: "organizarse bien desde el principio es fundamental para que no se vaya acumulando tarea y para que todo sea llevadero y al final no haya sobresaltos innecesarios en los exámenes".

Lo saben bien las hermanas Vilanova, las trillizas que arrasaron también en la Ebau y que estudian los temas comunes "juntas, en la mesa de la cocina", señalan entre risas, conscientes de que el esfuerzo constante es "la clave", si bien "al final estamos hablando de diferencias de pocas décimas entre los resultados de todos", señalan. Y, por encima de todo, valoran "la satisfacción de haber sacado esas notas y el prestigio del premio, es algo más personal y supone para nosotros un honor", señalaban los estudiantes antes de recibir el diploma acreditativo.

Un galardón que acumula otros 16 premiados a lo largo de su dilatada trayectoria (ya va por la duodécima edición), todos ellos ya profesionales de éxito entre los que se cuentan ingenieros aeroespaciales, maestros o físicos, como señaló el director del centro, Juan Carlos Ayllón, acompañado por la consejera de Educación, Carmen Suárez; Alfonso Palacio, director del Museo de Bellas Artes de Asturias, que pronunció la conferencia inaugural del curso, y Pablo Menéndez, hijo de Aurelio Menéndez y Mercedes García, quien glosó la figura de su padre con numerosas anécdotas sobre su vida.

"Se formó en estas mismas aulas, donde conoció a su esposa, y donde terminó los estudios en un mar de dudas sobre qué formación universitaria seguir", recordó Pablo Menéndez ante el auditorio, para señalar a continuación su intensa relación con el Derecho y la dificultades iniciales para la redacción de su tesis en el área de Mercantil, inspirado por el almacén de coloniales de su padre en el Natahoyo.

Un ejemplo de esfuerzo y excelencia que lo llevaron a las cotas más altas, que lo mantuvieron sin embargo muy vinculado con sus orígenes en las aulas del centro gijonés y que, a juzgar por los resultados año tras años, tiene cantera de futuro de sobra en el IES Jovellanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Lo último Lo más leído