22 de octubre de 2019
22.10.2019
Los tres partidos de la izquierda, de la mano para aprobar las ordenanzas fiscales

La mitad de las propiedades afectadas por el "IBI para ricos" tiene un uso comercial

Los 67 comercios, 39 oficinas, 22 estacionamientos y 21 inmuebles de ocio y hostelería afectados reportarán 1,8 millones más al Ayuntamiento

22.10.2019 | 02:21
Ediles del PSOE, Podemos e IU que votaron a favor de las nuevas ordenanzas fiscales.

Alrededor de 2, 2 millones más sumará el año que viene el Ayuntamiento de Gijón vía recaudación del impuesto de bienes inmuebles tras la doble decisión de aplicar un IBI diferenciado con un tipo del 0,79% a propiedades inmobiliarias con un valor catastral superior al millón de euros y un uso empresarial no industrial y fijar ese mismo tipo para los denominados bienes de características especiales (Bices), donde computa el Puerto. La incorporación de Gijón al grupo de municipios que tienen el conocido como "IBI para ricos" será a partir del uno de enero de 2020 la gran novedad de las ordenanzas fiscales locales y fue ayer la razón fundamental de que Podemos garantizara con sus votos la aprobación de la propuesta fiscal impulsada por PSOE e IU como socios del gobierno local.

El acuerdo plenario saldrá ahora a información pública y se esperan alegaciones de los afectados. ¿Quiénes son y cuánto pagarán? El ayuntamiento no da nombres ni datos concretos pero su cálculo es que se verán afectados 22 inmuebles que tiene uso de almacén/estacionamiento y que sumarán 208.036 euros más; 21 en el capítulo de ocio y hostelería con unos ingresos extra de 385.000 euros, 39 con uso de oficinas que sumarán 471.400 euros y, en el epígrafe más importante, el comercial se alcanza a 67 inmuebles -casi la mitad del total- que facilitarán otros 773.387 euros más. Unos ingresos por IBI diferenciado de 1.837.900 euros en 149 propiedades a los que hay que añadir 417.910 euros de los bices. En total, 2.255.810 euros más de recaudación, aunque hay que tener en cuenta que una docena de esos inmuebles son municipales. Además de hoteles, parkings y áreas comerciales estarán afectados propietarios de ámbitos tan singular es como la Feria de Muestras o el Parque Tecnológico.

La izquierda dio de paso el IBI diferenciado pero no sólo. De hecho, ayer fueron 28 las ocasiones en las que levantaron a la vez la mano los concejales de PSOE, IU y Podemos. Veintiuna para rechazar las enmiendas con las que los partidos de la derecha intentaron hasta el último minuto frenar la propuesta fiscal, cinco para darle el visto bueno a las nuevas ordenanzas del Ayuntamiento pero también a los nuevos precios del agua, la recogida de basura, el transporte urbano y los servicios funerarios y dos para concretar nuevos ajustes al presupuesto actual con una ayuda extra de 50.000 euros a la "Semana negra" y una amortización anticipada de deuda por una cuantía de 10,8 millones de euros.

Suben el agua y la basura

El debate fiscal sirvió para escenificar la división del Pleno en dos bloques políticos y la supremacía de la izquierda en esa división. Y no sólo porque ahora sean dos partidos de izquierda -PSOE e IU- quienes ocupen el gobierno que durante ocho años tuvo Foro. También al ver conseguido el acuerdo a tres bandas con Podemos (antes Xixón Sí Puede) que tantas veces se frustró en las votaciones plenarias de años anteriores. Este pacto sobre las ordenanzas pone punto final a varios años de congelación de impuestos y tasas y adelanta la posibilidad de que, con los mismos socios, se pueda sacar adelante un presupuesto municipal para el año que viene tras vivir desde 2017 con un presupuesto prorrogado.

No todo es IBI diferenciado. Hay más cambios que afectarán a las empresas pero, sobre todo, a los vecinos: sube el recibo del agua un 5%, la recogida de basuras un euro al bimestre, un 4,7% de media los precios en el Patronato Deportivo y la ORA excepto para los residente. Baja el viaje de autobús con tarjeta de 0,82 a 0,70 euros y viajarán gratis todos los menores de 16 años. También será gratis entrar en los museos. En cuanto a tasas, se duplica la de cajeros y surgen dos nuevas para canalizaciones y telefonía móvil. Marina Pineda, concejala socialista de Hacienda, defendió la necesidad de todas esas subidas para reequilibrar las cuentas municipales, garantizar más ingresos corrientes que permitan subir el techo de gasto y mejorar los servicios públicos. "Es una subida moderada. Mínima para las familias", aseguró Pineda que calculó en un euro al mes la repercusión por familia de esos incrementos. "Gijón necesita ponerse al día y modernizarse y para eso se necesitan recursos", explicó Aurelio Martín al defender al voto de IU. El edil de gobierno puso tanto énfasis en defender la baja presión fiscal que tienen los gijoneses en comparación con otros españoles como en reivindicar ese "pacto de la izquierda que acaba con la política fiscal de la derecha". ¿Su deseo? "Que sea el inicio de una colaboración sincera", aseguró.

"No va de rojos y azules"

Ninguno de los portavoces de la izquierda dio por buenos los desastres para la economía local que la derecha vaticina con la llegada del IBI diferenciado. "Lo anómalo es no tener ese IBI diferenciado", recalcó Yolanda Huergo, portavoz de Podemos para quien "aunque mejorables, estas son unas buenas ordenanzas fiscales. El esfuerzo de la ciudadanía debe ir acompañada de una mejora de los servicios públicos". Podemos destacó que en su programa electoral estaban las subidas en las tasas de cajeros y las nuevas tasas en telefonía móvil y canalizaciones de redes.

La forista Ana Braña, exconcejala de Hacienda, calcula que el nuevo tipo de IBI diferenciado elevará entre 25.000 y 100.000 euros el pago del impuesto a cada uno de los propietarios afectados. "Foro no quiere este IBI porque no quiere obstáculos a la actividad de las empresas", explicó Braña tras defender la coherencia de su partido tanto en el gobierno como en la oposición y reprocharle el cambio de criterio a un PSOE que en 2018 dio marcha atrás en la propuesta de este nuevo IBI. Un ejercicio de memoria que también hizo el edil de Ciudadanos, Rubén Pérez Carcedo, al recordar que el IBI diferenciado no iba en el programa electoral del PSOE aunque si en su acuerdo de gobierno con IU. "Subir el IBI un 75% es contundente. No se sube el impuesto a los ricos, se sube a las empresas; se quiera penalizar ser empresario en Gijón", explicó el edil que reprochó al PSOE haber rechazado la propuesta de acuerdo que ofreció su grupo "para evitar que se echaran en manos de la izquierda radical. Esto no va de izquierdas y derechas, de rojos y azules. Va de Gijón y los intereses de los gijoneses".

También fueron críticas las voces del PP y Vox. Ambos hablaron de la necesidad de bajar impuestos ante una situación económica mala para la ciudad y sus familias. "Gijón tiene la tasa más baja de actividad de España. ¿Qué se quiere? ¿Que no se invierta en Gijón, ¿qué sea una ciudad de zombis, de muertos vivientes?", planteó la popular Ángeles Fernández-Ahúja mientras Laura Hurlé, de Vox, adelantaba que las empresas repercutirán la subida en sus clientes. "Nuestro rechazo a todas las subidas" sentenció la edil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Lo último Lo más leído