09 de noviembre de 2019
09.11.2019

La pareja de Silvia Hernández, declarada culpable de homicidio por omisión

El jurado popular considera que Celestino G. V. optó por no llamar al 112 hasta que la víctima falleció l "Si lo hacía se suicidaba", dijo el inculpado

09.11.2019 | 00:57
Celestino G. V., durante una de las sesiones del juicio.

"Me dijo que si llamaba al 112 entonces sí se iba a suicidar". Así respondió ayer Celestino G. V. tras escuchar cómo el jurado popular le declaraba culpable de homicidio por omisión de socorro hacia su pareja, Silvia Hernández, fallecida en marzo de 2016 de dos puñaladas. El jurado atendió con su decisión a la petición de la acusación particular, que actuó en nombre de la familia de la víctima, y que cambió durante la celebración del juicio esta semana sus solicitudes de pena para pedir, subsidiariamente (en caso de que no es atendiese a la propuesta de Fiscalía, que pedía 22 años por homicidio), condenar al varón a 13 años de cárcel por el delito finalmente elegido, y cuya pena apoyan ahora todas las acusaciones.

Silvia Hernández falleció a los 34 años en la madrugada del lunes 14 de marzo de 2016 -aunque las estimaciones de los forenses barajan también podría haber sido algunas horas antes- por dos incisiones de arma blanca asestadas en el costado izquierdo en la madrugada del domingo anterior. El arma homicida, un cuchillo de 22 centímetros y hoja dentada, le perforó un pulmón, aunque no de gravedad, y rasgó siete milímetros de la pared de su estómago. Esta segunda herida fue finalmente la causa de la muerte: le provocó una hemorragia interna y una peritotinis. Tanto la Fiscalía, Abogacía del Estado y las acusaciones particular y popular -que piden también 15 años de prohibición de acercamiento a la familia de la fallecida-, atribuían a Celestino G. V. la autoría de este acto, aunque él siempre defendió que las heridas se produjeron, en realidad, por un forcejeo entre ambos cuando Hernández amenazó con quitarse la vida.

Tras saber que se le declaraba culpable, el varón tomó la palabra para incidir en esta explicación: "Sigo insistiendo en mi inocencia. No intenté agredirla, sino evitar que ella se hiriese. Intenté convencerla de que fuésemos al médico, pero dijo que no". Y añadió: "Cuando le dije iba a llamar al 112, me dijo: si llamas, entonces sí que me voy a suicidar". Cuando llamó, unas quince horas después del incidente, Silvia se había desangrado por boca y nariz. Él defiende que desconocía la gravedad de las heridas, pero el jurado popular entiende que debería haber visto cómo la joven empeoraba por momentos. Al reconocerse la relación sentimental, la pena tipo (entre 10 y 15 años), sube ya a doce y medio, pero podría subir más por otro hecho probado: que Silvia tenía una discapacidad reconocida por un trastorno límite de la personalidad.

Este juicio ya se había celebrado el año pasado, pero el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) anuló la decisión por hallar incongruencias en el acta. Por entonces, Celestino G. V. había sido declarado culpable por homicidio imprudente y condenado a cuatro años de prisión. Como llevaba dos en preventiva, disfrutaba desde entonces de su libertad provisional. Ahora afronta 13. Ayer, a la salida del Juzgado y pasadas las diez de la noche, los conocidos que se acercaron a escuchar el acta le acompañaron hasta la salida con palabras escuetas de ánimo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Lo último Lo más leído