Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A las teclas de la amistad

El grupo "La Gaita" de Gijón cumple en Barru con su tradicional encuentro de otoño acompañado de los acordeones de Villoria

Participantes en la cena.

Participantes en la cena. REPRODUCCIÓN DE M. MENÉNDEZ

La buena música y la amistad reunieron este fin de semana a unas 120 personas en torno al mantel y la fiesta en Barru (Llanes). El artífice de estos grandes momentos de confraternización es Ángel Martínez Tárano, que está al frente, con gran entusiasmo, del grupo "La Gaita de Gijón y Amigos de Llanes". El sábado debutó tocando, no la gaita, sino el acordeón con la Banda de Villoria. Alumno de la presidenta de esta formación, Clari Fernández, interpretó con éxito temas como "Chalaneru" y "Adiós con el corazón". Ramón Osorio fue el docente que le contagió el entusiasmo al ayudarle a dar los primeros pasos para tocar este instrumento.

La de Villoria es una de las pocas bandas de acordeones que hay en la región y está cosechando grandes éxitos con sus actuaciones. "Con una acordeón casi haces un baile", destaca Clari Fernández, como así hicieron el sábado en Llanes. Aplaude que sean muchas las personas maduras como Ángel Martínez Tárano que después de los 70 se animan a tocar un instrumento que también atrae a niños.

Olegario Pérez Barbón fue hasta hace poco el presidente de esta banda llanisca, de la que también es fundador. La crearon en octubre de 2007 de la mano del que era su profesor Miguel Ángel González Bardio, ya fallecido. En enero empezaron a tocar y en junio se animaron a a acudir a la sesión vermú de las fiestas de Villoria. Fue tal el éxito que supuso el comienzo de los muchos más que siguen llegando, los que han venido cosechando en estos años. Ampliaron y mejoraron el repertorio para los festejos de la castaña de noviembre de aquel año y volvieron a convencer a su auditorio, así que se decidieron a crear una banda.

Clari Fernández cogió el testigo de la dirección cuando falleció Bardio y, entusiasmada con el proyecto, se animó a tocar. Dicen de ella que es como "la pita que arropa a sus pitinos" cuando salen a escena. Es la presidenta y directora musical. En los inicios rondaban la media decena de músicos, y hoy son 22. El sábado se les unió Ángel Martínez Tárano, también cautivado por la magia del acordeón. El director actual de la Banda de Villoria es Jesús Enrique García.

Tras su concierto, los asistentes compartieron mesa y mantel en una animada cena de confraternización, que dio paso a otro de los momentos más esperados, el baile, amenizado por "La Orquestina".

Compartir el artículo

stats