Un veterinario tuvo que intervenir esta mañana de urgencia en el parque de El Lauredal para sacrificar a un caballo que se rompió una pata, supuestamente al enrollarse con la cuerda a la que estaba atado en ese espacio verde debido al temporal de los últimos días en la ciudad. La Policía Local de Gijón realizó el atestado correspondiente y supervisó las labores junto al dueño del equino, un vecino de Siero. Fuentes municipales confirman que está descartada cualquier tipo de responsabilidad por maltrato animal. Luego, operarios de Emulsa se encargaron de retirarlo de la vía hasta que Proygrasa (Proteínas y Grasas del Principado), dependiente de Cogersa, lo trasladó a sus dependencias.