Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PABLO VÁZQUEZ GÓMEZ | Guardia civil y experto en la lucha contra el yihadismo

"Sería bueno que nos acostumbráramos a ver al Ejército en las calles, como en Francia"

"Las fuerzas de seguridad muchas veces nos vemos desbordadas porque las unidades de seguridad ciudadana tienen que estar a todo"

Pablo Vázquez Gómez, ayer en el Centro Municipal Integrado Gijón Sur.

Pablo Vázquez Gómez, ayer en el Centro Municipal Integrado Gijón Sur. JUAN PLAZA

El criminólogo y guardia civil Pablo Vázquez Gómez es técnico avanzado en servicios de inteligencia contra la amenaza yihadista y delegado para la zona norte de España de Comunidad de Inteligencia y Seguridad Global (Cisec, asociación orientada a la lucha contra el yihadismo), impartió ayer un curso en Gijón sobre

- Explíquese

-Nos estamos encontrando con muchos problemas en el ámbito judicial, porque nos estamos adelantando al terrorismo en sí, ya que estamos tipificando a un individuo como terrorista por estar inmenso en un proceso de autoadoctrinamiento cuando aún no ha cometido ningún atentado.

- Podría dar la sensación de que tiene la intención de cometerlo.

-Ese es el problema, da la sensación, y con la ley en la mano nosotros podemos actuar ya.

- ¿Entonces, por qué tienen problemas en los juzgados?

-Porque judicialmente hay que probar la peligrosidad de ese sujeto, si realmente tenía intención de ir más allá o no. Por eso, la investigación de las fuerzas de seguridad no debe limitarse a su actividad online, sino que debe aportar otras pruebas sobre su vida diaria.

- ¿Cuál es el perfil del terrorista yihadista?

-En terrorismo yihadista el perfil criminológico no es una herramienta buena, porque son grupos muy heterogéneos. No podemos encasillarlos en características concretas. Tenemos márgenes de edad inmensos, niveles de educación desde individuos con falta absoluta de cultura hasta neurocirujanos. Es muy complicado encasillarlos.

- Llama la atención que muchos de los yihadistas que atentaron en Europa son musulmanes nacidos y formados aquí.

-Son personas que están más o menos occidentalizados, pero siguen teniendo la figura de sus padres que son personas con convicciones muy profundas dentro del mundo musulmán. ¿Qué pasa con estos chavales? Que de alguna manera están entre dos aguas, entre el islam y el mundo occidental, que choca frontalmente con muchas de las convicciones del islam, sobre todo si es un islam radical salafista.

- ¿Consecuencia?

-Esto genera una situación de frustración en estas personas, que no saben en cuál de los dos mundos pueden encajar, a lo que se suman las corrientes de islamofobia, con la sociedad que empieza a marginarlos simplemente por ser musulmanes. Eso crea una gran vulnerabilidad en esos jóvenes para que aparezca en un momento la figura del radicalizador, el sujeto que les hace ver que donde encajan es en el mundo islámico radical y que occidente los margina simplemente por ser musulmán y bombardea los países de sus padres.

- ¿Qué papel tienen las mezquitas en la radicalización?

-Este es un tema muy complejo. No podemos decir que todas las mezquitas que hay en España están dando una versión salafista dentro del mundo islámico, pero sí hay numerosas mezquitas que encajan más en el salafismo radical que en el verdadero islam. Tenemos el problema de que para ser imán no hay que reunir unos requisitos específicos.

- ¿Quién financia esas mezquitas radicales?

-Las limosnas, blanqueo de capitales y algunos comercios vinculados con individuos radicalizados, incluso robos y hurtos.

- Se ha llegado a vincular a algún estado con su financiación.

-Siempre se ha comentado que detrás de este tipo de movimiento radical está Arabia Saudita, según algunos servicios de inteligencia. Pero es algo siempre complicado de probar.

- ¿Se puede asociar inmigración ilegal a entrada de yihadistas?

-No se puede generalizar, pero es verdad que los terroristas han visto que es una vía apropiada para infiltrarse en occidente. Algunos yihadistas han llegado a Europa a través de redes de inmigración ilegal, muchas de las cuales provienen de zonas de África controladas por yihadistas, que son además quienes se están haciendo fuertes en el control de la inmigración ilegal.

- ¿Tiene algún papel la ciudadanía en prevención del terrorismo yihadista?

-Un ciudadano puede hacer más de lo que piensa. Si observa algún cambio en las pautas de comportamiento de un vecino musulmán, que pasa de un comportamiento occidentalizado a costumbres, vestimenta y formas de ser raras, evitando el saludo y contacto con nosotros o su comportamiento con las mujeres va cambiando, podemos pensar que puede estar inmerso en un proceso de radicalización, y no cuesta hacer una llamada a las fuerzas de seguridad para comunicar nuestras sospechas. Ese tipo de información puede ser muy valiosa para nosotros.

- ¿Hasta qué punto hay que tener miedo?

-La base del terrorismo es influir terror. Tenemos que ser precavidos, pero nunca debemos de ceder ni dejarnos llevar por el pánico. No podemos vivir atemorizados, pero sí que tenemos que vivir siendo conscientes del riesgo real que tenemos.

- ¿Entonces?

-Se deberían de impartir una serie de medidas o normas a la sociedad civil para que las personas tomen conciencia de que pueden ser víctimas de un atentando y sepan cómo actuar. Si alguien va a un concierto, a un campo de fútbol o a grandes espacios públicos, no cuesta nada antes de entrar saber dónde están las salidas de emergencia. Pero que no se confunda con el temor. Aquí en España nos pasa que vemos a un agente de la autoridad con un subfusil y exclamamos "¡Dios mío!", cuando esa persona está velando por nuestra seguridad. Si usted va a Francia se va a encontrar al ejército en las estaciones de metro, en las de tren y en la vía pública. ¿Qué pasaría en España si sacamos el ejército a la calle? ¿Está la mentalidad del español preparada para ver al ejército patrullando en las calles?

- ¿Sería bueno?

-Yo creo que sí, y que nos fuéramos acostumbrando a ello. Y sería bueno no en el sentido de pecar en exceso en medidas de prevención, sino que realmente los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado nos vemos muchas veces desbordados, porque las unidades de seguridad ciudadana tienen que estar a todo. Todos los apoyos son buenos, pero para eso hay que concienciar a la sociedad que el que haya una patrulla del ejército por la calle no significa que vaya a haber un atentado de forma inminente.

- ¿Cuál es el riesgo de atentado en España?

-En España tenemos cinco niveles de alerta antiterrorista, con el 5 como nivel más alto. Actualmente estamos en el 4, pero es que llevamos años en ese nivel.

- ¿Y qué opina?

-Me gustaría que el Gobierno adoptara los niveles con mayor variabilidad, de manera realista. Tras los atentados de Cataluña no se subió a nivel 5, permanecimos en el 4. ¿Entonces, para qué queremos 5? En función de la información que tengamos, podemos subir o bajar el nivel, porque, además, si permanecemos en el 4 durante tanto tiempo, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado al final se relajan; no podemos mantener en un nivel 4 y 5 durante años a nuestras fuerzas de seguridad, porque al final las medidas que se deberían de establecer en ese nivel no se van a tomar tan en serio como se debería.

- ¿Les pasa aquello de "que viene el lobo"?

-Efectivamente.

- ¿En Asturias hay riesgo real?

-El mismo que en el resto de España. Estamos muy acostumbrados a la estadística. Es verdad que estadísticamente es más probable que se cometa un atentado en aquellos lugares donde hay una mayor afluencia musulmana, como Cataluña, Madrid, Ceuta y Melilla y ahí es donde más detenciones se han producido. ¿Pero nos vamos a olvidar del resto del país? La figura del "lobo solitario" puede surgir en cualquier lugar y en cualquier momento. Por eso no debemos bajar la guardia en función de la estadística, debemos mantenernos siempre alerta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats