Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

.trama_suscriptor .epigrafe-salud-lne { background-color: #e6eef0 !important; }

El 60% de los prematuros de Cabueñes toman leche materna, el doble que en 2003

"Con los prematuros hemos cambiado del 'prohibido tocar' al 'prohibido no tocar'. Es bueno para ambos", explica la neonatóloga Teresa González

La neonatóloga Teresa González, ayer, en el Hospital de Cabueñes.

La neonatóloga Teresa González, ayer, en el Hospital de Cabueñes. JUAN PLAZA

Seis de cada diez niños prematuros nacidos en Cabueñes ya toman leche materna en el momento de recibir el alta hospitalaria. La tasa, que se reducía a la mitad hace apenas 15 años, muestra mejoras especialmente significativas en los casos de lactancia materna exclusiva, un logro que antaño era casi

El otro gran paso adelante ha sido la reciente puesta en marcha del banco de leche, un servicio que hasta el pasado mes de junio estaba centralizado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Según explicó ayer la neonatóloga Teresa González, una de las ponentes de las primera jornada sobre prematuridad celebrada en Cabueñes, en el primer trimestre de actividad el banco gijonés ha ayudado a sacar adelante con su lactancia a nueve pequeños, tres de ellos prematuros de menos de 28 semanas de gestación, gracias a cinco donantes que contribuyeron a la causa con ocho litros y medio de leche. "Uno de los factores que ha permitido aumentar los datos de lactancia ha sido el cambio en la sensibilidad de las madres y profesionales del hospital hacia la importancia de la lactancia materna, pero el hecho de que ahora tengamos banco de leche nos permite que todo se más fácil", explicó.

Fuera del ámbito de la lactancia, el área de Neonatología sigue envuelto en un profundo proceso de cambio orientado a "humanizar" sus cuidados. "Lo que más se ha notado ha sido conseguir que la unidad sea de puertas abiertas. Empezamos abriendo la UCI en 2010, y desde hace cosa de dos años se amplió a todo el servicio. Es fundamental que los padres puedan ver a sus hijos siempre que quieran", razonó la experta.

Las mejoras en la unidad permiten impulsar la recuperación de los denominados grandes prematuros y prematuros extremos, que son, respectivamente, los pequeños nacidos por debajo de las 32 y 28 semanas de gestación. "En todo el país se van dando pasos. Hoy en día lo normal ya es sacar a un pequeño adelante por encima de las 25 semanas, con una zona gris de mejora entre las semanas 22 y 25. Con los prematuros hemos cambiado del 'prohibido tocar' al 'prohibido no tocar'. Es bueno para ambos", sentenció.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats