Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emtusa borrará a los veinte días los vídeos grabados a sus viajeros

"Las imágenes nunca serán difundidas", asegura la empresa del nuevo sistema de videovigilancia que se estrenó en diez vehículos

A la izquierda, el anuncio de prohibición de grabaciones por parte de los usuarios. A la derecha, el aviso de zona videovigilada que se está colocando en los autobuses de Emtusa.

A la izquierda, el anuncio de prohibición de grabaciones por parte de los usuarios. A la derecha, el aviso de zona videovigilada que se está colocando en los autobuses de Emtusa. Á.GONZÁLEZ

"Zona videovigilada". Ese es el mensaje que ayer podían encontrarse los viajeros de algunos de los vehículos que cubren las líneas 15, 18 y 20 del servicio de la Empresa Municipal de Transportes Urbanos. Un mensaje que alerta de que todas las acciones y movimientos de los usuarios de Emtusaestán siendo grabados.

En cada autobús se han colocado tres cámaras. Una a la altura del conductor y dos en el espacio que ocupa el pasaje. La primera cámara se fija en el área que ocupa la máquina dispensadora de billetes y donde está el dinero de los pagos dejando un ángulo muerto para garantizar la intimidad del conductor. Algo pactado con el comité de empresa para alcanzar el máximo consenso en el desarrollo de este sistema.

La dirección de Emtusa defiende la puesta en marcha de este equipo de videograbación como una medida preventiva que refuerza la seguridad en el interior de los autobuses municipales y complementa otras medidas ya existentes, como la comunicación directa con la Policía Local en caso de una situación de emergencia. ¿Y qué pasa con esas imágenes? Las grabaciones van a una base de datos que custodiará Emtusa y allí estarán almacenadas unos 20 días, que es la capacidad del sistema, antes de ser borradas. Sólo serán utilizadas si lo requiere la policía o algún usuario, en reivindicación de los derechos que se fijan en la ley orgánica de Protección de Datos.

"Emtusa se encarga de la custodia de esas imágenes, que nunca serán difundidas", explicaba ayer el gerente de Emtusa, Juan José Piniella, para justificar que, al mismo tiempo que la empresa graba a sus pasajeros, los pasajeros tienen prohibido grabar o hacer fotos en el interior de los autobuses. La falta de control sobre la difusión que esas imágenes hechas en el interior del autobús por algún viajero con su móvil es lo que llevó a Emulsa ya en 2017 a notificar su prohibición.

Ampliación de plantilla

La puesta en marcha de este sistema no ha generado, en principio, problemas entre la dirección y los trabajadores. Aunque las aguas en la empresa municipal están revueltas y en los últimos días han tenido lugar varias reuniones tanto en la sede de Emtusa como en el Ayuntamiento bajo la sombra de una amenaza de huelga.

El compromiso que ahora hay sobre la mesa es adelantar un concurso previsto para ampliar la plantilla de conductores. Miembros del comité de empresa-integrados por siete sindicatos y presidido por UGT-denunciaron hace unas semanas el exceso de jornada de los choferes. Fue una convocatoria pública previa al consejo de administración donde se votaron los presupuestos para 2020. La propuesta de la dirección no salió adelante, entre otras cosas, por el voto en contra de UGT y el representante de los vecinos. El otro consejero sindical, que representa a CCOO, votó a favor.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats